martes, junio 10, 2008

Reseña de película: Tokyo Godfathers


Tokyo Godfathers (2003)

Director: Satoshi Kon

Intérpretes: Voces de Toru Emori, Yoshiaki Umegaki, Aya Okamoto.

Lo bueno: La animación, el guión, la historia, las interpretaciones, la estructura.

Lo mejor: Es una película perfecta.

Lo malo: Pasarla por alto.


Calificación: *****

Pregúntenle a cualquier fan de la animación japonesa que haya navegado un poquito fuera de lo estrictamente comercial, y de seguro les dirá lo mismo: que Satoshi Kon es un genio, que sus ideas son extraordinariamente originales, que las imágenes de sus producciones son bellísimas y muy, muy simbólicas... Por diversas experiencias de la vida, he aprendido a desconfiar de cualquiera a quien se le aplique el calificativo de genial; y es porque, una de dos: o es un fraude, o va muy, muy en serio; y el genio puro, perdonarán la comparación, es como una droga sin refinar y puede ser horriblemente tóxico. El genio de Kon, sin embargo, está mezclado con los ingredientes más finos que uno puede destilarle al espíritu humano: la bondad, la compasión, la empatía. El resultado es que sus obras son como un ungüento delicado hecho a base de materiales peligrosos que uno puede aplicar por igual en la marca de una bofetada o en un corazón roto. Y en todos los casos, con alivio seguro.

Me llamó la atención que en el canal Animax están repitiendo desde hace un par de semanas mi cinta favorita de Kon, que, da la casualidad, es también una de mis películas favoritas de todos los tiempos: Los padrinos de Tokio. No sólo eso, sino que además la están dando doblada al español (se las arreglaron bien con la adaptación, puesto que en la película original hay partes que están en esta lengua); el doblaje es mexicano y bastante bueno, a diferencia de la baja calidad que nuestro país ha padecido en esta disciplina durante los últimos años.

Este doblaje es la novedad; no la película en sí, que en México ya ha estado disponible a la venta bajo el no muy adecuado título Héroes al rescate, junto con otras del director, como Paprika y Perfect Blue, desde hace algunos años.

Doblada o no, Tokyo Godfathers es una de las poquísimas cintas que no sólo me atrevería a recomendarle a todo el mundo, sino que insistiría, además, que se viera a toda costa. Si fuera posible, en la época de Navidad. Aún falta mucho para ello, pero en fin... veamos un poco de la trama.

La noche del 24 de diciembre, tres indigentes encuentran una bebita abandonada en un basurero de Tokio. Aunque el hecho no puede sino traer más dificultades a su ya problemática existencia, deciden quedarse con la niña y buscar a los padres por su cuenta. Lo que no se imaginan es que ese hallazgo va a desatar una serie de aparentes casualidades que, entre Nochebuena y Año Nuevo, provocarán cambios radicales en su vida.

Estos tres indigentes (Hana, una ex drag-queen que siempre ha soñado con tener un hijo propio; Gin, antaño un hombre rico que perdió fortuna y familia por deudas de juego; y Miyuki, una adolescente que ha huído de casa) tienen sendas historias que contar de antes que se quedaran en la calle; para volver a quienes son realmente tendrán mucho que perdonar (y perdonarse). Pero a veces, para cruzar un camino de penurias, lo único que se necesita es un buen salto de bondad.

Lo más fenomenal de Tokyo Godfathers, además de su animación bien lograda, su excelente música y grandes actuaciones, es su guión, tan redondo, pulido y translúcido como una esfera de cuarzo (los diamantes cortados tienen ángulos y bordes; a esto no se le puede hallar uno solo). Cada detalle de la película cuenta; cada palabra que se dice o cada movimiento que puede apreciarse traza un camino sin tropiezos hasta el final, que de todas formas no deja de sorprender. Lo mejor de todo: la cinta deja un sabor de boca cálido y agradable, y una tibieza en las tripas que cada vez se va haciendo más rara de hallar en el cine contemporáneo.

Si cuentan con el canal Animax, pónganse atentos a las repeticiones. Si no, dénse un plazo de aquí a diciembre para irla localizando en algún videoclub cercano.

Recomendaciones: Ok, esta película no es para niños pequeños, pero cualquier mayor de 12 años la puede disfrutar. Resulta especialmente buena para cuando uno trae el ánimo por el piso.

Abstenerse: ¿La verdad? Si están muertos. Nada más.

4 comentarios:

Suldyn dijo...

Pues me uno al grupo de fans de Satoshi Kon. Aún no he visto Perfect Blue, pero Paprika y la serie de Paranoia Agent me gustaron mucho.

En lo personal pienso que Tokyo Godfathers es su mejor trabajo y no tienes idea de lo mucho que la he disfrutado cada vez que la veo. Es una de esas cintas que nunca dejan de ponerme una sonrisa en el rostro. Me gustaría verla en Animax, pero como no tenemos ese canal en la compañía de cable con la que cuento, pues me tengo que "conformar" con verla en DVD.

Kitsune dijo...

Por qué Alos ya no tiene Animax??? Por quéeeeeee?
:P

Ya vi Persepolis!!!! Me encantó!!!

Dragonné dijo...

De Satoshi Kon llegué a ver los 13 capítulos de "Agente Paranoia" y me parecieron una absoluta delicia. Es una excelente noticia saber que Animax anda pasando Tokyo Godfathers, pues he escuchado excelentes comentarios de ella y a los cuales se une el tuyo. Por azares del destino, ultimamente no he visitado Animax más allá de mis horarios establecidos (Burst Angel y Hell Girl, además de la hermosa y siempre grata repetición de Evangelion), pero estaré pendiente y buscaré la cinta. O, mejor aún, me daré una vuelta por Amazon y veré si la compro.
Saludos,
D

Aisling dijo...

Suldyn: Ah, Paranoia Agent... otra de Kon que no he visto a quién lo le guste. Esta serie de hecho fue también la primera vez que oí música de Susumu Hirasawa, que desde entonces es de mis favoritos.

Kit: ¡Qué padre que viste Persépolis! Acá en Guadalajara todavía no la estrenan comercialmente... la dieron en función especial en el cineforo de la Universidad. Ojalá que llegue a las grandes cadenas y permanezca mucho tiempo.

Carlos: Sí, sí, no te pierdas Tokyo Godfathers... si no la alcanzas en Animax, no es necesario recurrir a Amazon aún... la película se puede hallar fácilmente en tiendas de México; nomás hay que ponerse atento porque aquí le pusieron "Héroes al rescate".

Creative Commons License
La casa de Aisling by Laura Michel is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.5 México License.