lunes, junio 23, 2008

Hola y adiós (II)


12 de junio de 2008

Es mi cumpleaños. Hace algún tiempo, esperaba esta fecha con cierto entusiasmo; ahora... es cierto que entre más envejece uno menos ganas dan de andar celebrándolo. A partir de hoy, tengo 37 años; no es un número tan terrible, pero yo hubiera querido que al menos una buena parte de los planes y proyectos que tenía en mente ocurrieran antes de mis 36. Me puse doce meses extra de plazo, y como dice la canción de U-2, I still haven’t found what I’m looking for.

Por otro lado, algo que siempre me gusta de mis cumpleaños es que me siento con una obligación inherente de sentirme bien, y con cierto derecho a exigirle al día y a la gente que tiene la desgracia de tropezarse conmigo que más les vale y me lo garanticen; así las cosas, quisiera cumplir años a cada rato.

Pero bueno. Cumpleaños o no, algo ha ocurrido que va a hacer a este día memorable; la tienda de los meses sin intereses ha surtido, por fin y tras algo así como un mes después de andar solicitándolo, una nueva tanda de Macs. ¿Y esa coincidencia de fechas? Me pone un poquito nerviosa.

Se supone que ya lo he decidido; que he pasado leyendo y leyendo reseñas del aparato en internet, que me han llegado correos y newsletters de Apple con información, que he estado preguntando en foros... que la compu que irá a sustituír a mi desdichada, todavía queridísima "Shu II" será una nueva esta vez, para ser exactos, una Macbook blanca, con procesador de dos gigahertz y dos gigas de RAM. Dos y dos. Descuento, aunque no mucho; pagos diferidos a finalizar en año y pico; y, ¿cómo le voy a hacer, si estos meses son los más áridos del año y las fallidas reparaciones de "Shu II" nos estuvieron desangrando, y una barbaridad? Ah, mis papás me dijeron hace un mes que me ayudarán para el inicio (igual, por mi cumple). Qué genial; adulta mayor, y sigo siendo una mimada. ¡Oh, gracias!

Después de un delicioso desayuno en restaurante (donde recibo una linda tarjeta y mi primer obsequio del día, El Jinete del Dragón, de Cornelia Funke... reseña más adelante) le pido a G., mi esposo que me acompañe a la tienda. Él gruñe un poco, como ya lo ha hecho antes, con la idea de llevar una nueva Mac a la casa; después de todo, las detesta, y opina que la mayor parte de nuestros líos electrónicos (y económicos) se deben a mi afición por este tipo de compu (lo más cerca que estaríamos de un divorcio sin duda sería por culpa de esta insólita incompatibilidad de caracteres). Pero es mi cumpleaños, así que no dudo en retorcer a mi favor las circunstancias que les platicaba aquí arriba.


Cae una lluvia ligera. Me encanta el clima; tras un calor insoportable, una reconfortante ola de frío. Llegamos pues a la tienda, donde un muy amable promotor de Apple me ha estado recibiendo mínimo dos veces a la semana con la misma nueva: no tienen la máquina que busco; Apple no ha surtido; nada, no saben cuándo lo hará. Esta vez, es una chica la que nos recibe; el día anterior ella misma me verificó la existencia del producto. Hay algunos papeles que firmar (aquello de la garantía y las mensualidades), algunas últimas preguntas, sobre todo nervios, muchos nervios, y una incipiente felicidad, chiquita como piquete de hormiga, y así de dolorosa. Después de un rato, la señorita llega con una caja cerrada, blanca y delgadita. Antes de abrirla, entre las dos repasamos una y otra vez el número de serie impreso en uno de los costados.

La señorita me dice que tenemos que abrir el producto en la tienda para verificar que el contenido se encuentre completo y en buen estado; que sucede muy pocas veces, pero que le tocó ver una vez una laptop con la pantalla estrellada. Muy bien. La señorita es quien rompe el sello de celofán; dentro de la caja está una cosa cuadrada, envuelta en un material suave con otro sello, esta vez de papel. Ella la toma con mucha delicadeza, como si cargara un bebé, y me la ofrece.

- Que sean tus manos las primeras que la toquen - me dice.

Automáticamente me viene a la cabeza la escena de Parque Jurásico donde John Hammond, interpretado por el director Richard Attenborough, levanta de la incubadora un velocirraptor recién nacido (será porque Universal Channel ha estado pasando la película en la semana). ¿Qué rayos está sucediendo aquí? ¿Imprint o algo así, se llama esto en inglés... cuál es el término en español... que ciertas criaturitas recién nacidas identifican lo primero que ven y lo adoptan como madre...? Y la señorita de la tienda, ¿tenía eso en la cabeza? No hay forma de saberlo, y no voy a arriesgarme al ridículo de preguntarlo.

Desenvuelvo la pequeña computadora blanca, y mis huellas digitales quedan pintadas en su impecable cubierta. Después, las de G. que insiste en levantarla también.

- Pinches Mac; las odio - murmura, como lo ha estado haciendo desde hace un rato; desde hace años. Si la esbelta laptop fuera, de hecho, un velocirraptorcito, tal vez le tiraría un mordisco.

El producto está completo, todo se ve bien; mientras terminamos los últimos trámites, la señorita me comenta que hasta que entró a trabajar en esa tienda, no estaba familiarizada con las Mac.

- Yo toda mi vida las he utilizado - le cuento -. La primera computadora que usé era una Apple II -. Después le platico lo humillante que ha sido ver que dos de las Macbook que tienen en exhibición tienen cargado Windows; respectivamente el XP y el Vista.

Terminados los trámites, G. y yo regresamos a casa. Yo quiero dejar pasar el día de mi cumpleaños sin que haya mucho que hacer; salvo la entrada programada en el blog, no tengo ningún deseo de entrar a internet, acercarme a una computadora o cualquier otra cosa que implique trabajo; además, quisiera acomodarme algunos momentos a solas con mi compu para que cualquier metida de pata, problema o ignorancia de mi parte quede donde debe estar: en el fondo de los asuntos privados. Pero G. quiere ver a la nueva laptop en acción, así que la saco de nuevo en nuestro cuarto y la coloco en una mesita. De inmediato, G. pone manos a la obra y la enciende él mismo.

¿No hay algo así como una media sonrisa en su rostro cuando ve arrancar el sistema X, con efectos similares a fuegos artificiales? Nunca le ha tocado una instalación. ¿Y no es algo de envidia bienintencionada lo que oigo bajo el “qué clarita está la pantalla” que se le alcanza a escapar? No puede creer que hemos tardado menos de medio minuto en configurar la computadora para nuestro servicio de internet.

G. ha utilizado las Mac muy pocas veces, pero inmediatamente nota que algo anda raro con la barra de aplicaciones. Me lo hace notar, malhumorado, y yo le digo “a ver, trae acá”. Mis dedos (izquierdos, y yo soy diestra) tocan el mouse y hacen dos movimientos casi instintivos en el menú de preferencias, y la barra queda tal y como a él le gusta. Pero la más sorprendida soy yo; después de meses y meses de estarme manejando en el entorno Windows, me siento como pez en el agua.

G. toma de nuevo mi máquina porque quiere ver el I-Tunes. Le advierto que probablemente no haya música pregrabada en la computadora, pero no me hace caso. Inadvertidamente, aprieta el botón OK para realizar actualizaciones del sistema. Me río y le digo que ahora tenemos que esperarnos a que se descargue todo lo descargable. Antes de hacer uso completo de la nueva compu, hay muchas mudanzas pendientes desde "Shu" y los desorganizados respaldos de "Shu II", y muchas instalaciones de programas y otros asuntos. Falta un poco para echarla a funcionar por completo.

Desde hace varios días tengo una migraña del demonio que me pega justo hacia el mediodía; ni por ser mi onomástico me la perdona. Mientras mi nueva computadora realiza su primera actualización de internet, me recuesto y me hago bolita junto a ella; calculo que terminará de bajar todo lo que necesita en una hora y media, el mismo tiempo en el que, de ordinario, se me va el dolor.

Paso los dedos por el mouse una vez más para programar la opción de ahorro de batería; el teclado es muy suave, y el sistema no necesita recibir órdenes una segunda vez. Contemplo desde una almohada a mi futura compañera de trabajo; no ha sido amor a primera vista, reflexiono, como ocurrió con “Shu II”, pero tal parece que desde el primer encendido nos ha hechizado (ajá, incluso a G., su detractor).

- Creo que nos vamos a llevar muy bien tú y yo, chiquita - le dirijo la palabra, empleando mi animismo de costumbre por primera vez con ella. Es un buen principio, sin duda.

En la noche, mis amigos llegan con un pastel de chocolate y fresas frescas. Feliz cumpleaños.

13 comentarios:

vicm3 dijo...

Segun yo te envie correo, pero he estado tan desvelado y tan ocupado que es hasta probable que no lo haya hecho :(

En todo caso ya que abres con este texto, pues !Felicidades! es bueno saber que te la pasaste bien, y hasta pense en usar el telefono, pero justo no imagine que estuvieran en casa (el despistado no vino).

En fin estan realmente bonitas las nuevas macbook, yo lo pense el año pasado, pero decidi mejor por una dell, ni cercanamente tan bonita, pero util y rapida, como nota, yo tampoco le pondria inty a una maquina pero en general los procesadores cuando se desarrollan tienen nombres codigo bastante curiosos y por eso asi le he puesto a mis maquinas(http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_Intel_codenames ).

En fin es una lastima lo de la tarjeta de credito norteamericana... sin embargo la aun no bautizada maquina, espero sea digna sucesora, al menos viene de fabrica con casi todo lo que uno puede necesitar y aun cuando comparto con G. la idea de que los precios de Mac son exagerados pero si no hubiera gastos que llevar tendria una aunque tuviera instalado linux (si, algunos lo consideran herejia, pero como alguien mas ha dicho ya no le instalan linux al tostador por que no se deja).

En fin excepcion hecha de la migraña que bueno que la pasaste bien.

Y no creo que el final de la saga sea la ultima entrega de ESDLA, seguro encuentras algo mas que escribir, de hecho yo tengo que hacer lo propio con mi blog que ultimamente como bien has dicho tiene puras cosas incomprensibles y tecnicas, aunque lo uso más como un espacio de apuntes que resulta que es publico que como una bitacora, mas de un lector se ha quejado de que muchos textos solo los entiendo yo, y tienen razón esa es la idea de que esten allí para cuando los necesite recordar no los tenga que andar buscando.

:D

Dragonné dijo...

De pronto, Guadalajara me parece un poco como ciudad bipolar en la que proyecto mi sonrisa mientras te imagino recorriendo con G. el cuerpo de tu nueva hija y buscando el nombre que mejor le quede a esa "pantalla tan clarita" que comenzó con un hechizo simple pero inmediato, al estilo de los viejos cantos de los elfos del bosque mientras se van hacia los Puertos Grises.

Pero, en esa bipolaridad, la ciudad de aquellas chivas y rojinegros, se me presenta como un villano despiadado que, detrás de esa sonrisa demoniaca que le define el rostro, se burla de mi con una risa que hiela los huesos. Y todo porque me recuerda que entre tu Comarca y mi pequeña sucursal de Mordor hay 548 kilómetros... Así que me quedaré con el pastel comprado y la botella de vino que bien te mereces por la llegada de (poner aquí su nombre cuando sea escogido) y brindaremos a distancia por esos 37 que empezaron desde ayer.

Perdón por el retraso... he estado con un guión y ayer el tiempo se me fue demasiado rápido.
D

Fëaluin dijo...

¡Felicidades!

Que bien que de alguna manera puedas hacerte de otra laptop... supongo que en tu corazón no reemplazará a Shu II, pero su ayuda te hará más facil la transición.

Yo, si fuera mía, seguramente le pondría arranque dual... o chance y hasta triple (¿trial?) (con OS X, XP y Ubuntu)... y seguramente usaría mucho más el XP que los otros... ;) ni modo, es mi medio.

Y como supongo que no leerás esto hoy, espero que te la hayas pasado bien.

Kitsune dijo...

Felicidades atrasadas por el cumpleaños y la nueva mac!

:)

Master Pei dijo...

Feliz cumpleaños, Aisling!!! Ah, no sabía que había pasado! Por qué no avisas? :p

Y felicidades por el nuevo miembro de la familia :)

THOR dijo...

Uy, pues que cosas, hasta ahorita sé que es tu cumple años, aún así más vale tarde que nunca. Te deseo lo mejor, lo mereces y aunque no te conozco, creo que sólo basta ver la calidad de tus escritos para conocerte como persona y sabes que eres de una gran valía. Sigo de cerca todos las partes de 20 años después y los comento con Bombón, está encantada.

De nuevo felicidades y espero que la "nueva Mac" y tú se acoplen.

Por otra Parte quiero agradecerte, los comentarios que has dejado en mi blog. La verdad es que respecto al video, pues... sin palabras, siendo sincero no me dá asco, pero no ló he visto desde la vez que lo coloqué.

Respecto a las chicas de Hoy es Viernes y Hoy toca, pues que te digo... ten la seguridad que pongo las chicas que me gustan por lo que veo en sus ojos =) y como los ojos son el espejo del alma, pues por eso la postéo. =)

Recibe besos y abrazos desde la ciudad de México.

Donkey dijo...

Por principio de cuentas, ¡feliz cumpleaños! Casi siempre que alguien cumple años vienen a mi mente las palabras que dijo mi apá cuando cumplió 50:
- Don Luis, ¿qué se siente tener 50 años?
- Desde que erá más joven siempre me lo pregunté, ahora que lo logré solo puedo decirte que me siento igual que como cuando tenía 20, más viejo, pero me siento igual.

Respecto a lo de la lap, pues más felicidades. En ocasiones le tomamos un afecto muy especial a las cosas que nos ayudan a relizar nuestro trabajo. Aunque cuando no quieren funcionar yo, por lo regular, en lugar de hablarles con cariño les miento la madre. ¿Entienden y vuelven a funcionar? Sip, la mayoría de las veces; digamos que mi relación con mi computadora es un poco fuerte.

Feliz cumple de nueva cuenta!
See ya!

Chendo dijo...

Felicidades Aisling por tu cumpleaños, que espero hayas disfrutado al máximo, respecto a tu mac ojalá la bienvenida que le diste le haga sentir que juntas pueden hacer muchas cosas y de paso felicita a G. aunque no lo conozca, pero por su acto bien vale la pena hacerlo, mañana te leo, nuevamente.

Aisling dijo...

Muchas, muchísimas gracias a todos. Como comentaba en el blog de Thor, que hasta me preparó un pastelito en forma de Mac y todo, este ha sido uno de los cumpleaños donde he recibido más felicitaciones... y eso hace mucho tiempo que no me pasaba.

Vic: Sí recibí tu correo... cielos, mil disculpas por no reportarlo... se me quedó haciendo cola con varios más para responder. Pero te agradezco muchísimo... te acordaste justo a tiempo. :> Mi nueva maquinita, en efecto, está preciosa, aunque hemos empezado a trabajar con algunos pleitos (que no me deja instalar el piclens en su nuevo Firefox 3, y que ha sido una batalla cargarle la batería. Pero recuerdo que con Shu II empecé muy igual. Ah, y ya tiene nombre, pero sobre eso les platicaré un poco después (fiel a mi instinto rollero, estoy preparando un post completo al respecto. Vaya con mi verborrea). Tu blog se puede leer... lo que me da miedo es decir tonterías cuando escriba algún comentario... pero pronto eso cambiará, ya verás. Con la nueva compu me espera algo de tiempo extra en el ciberespacio.

Carlos: Gracias por el pastel y el vino... los ando saboreando con todo y la distancia. México City no es precisamente Mordor (intento imaginármela como el Bosque Negro capturado, y rezo por su liberación) y Guadalajara dista mucho de ser la Comarca (más bien andamos como la aldea de Bree, porque éramos muy felices hasta que la gente comenzó a volverse convenenciera), pero los quinientos y pico kilómetros los hemos cruzado y varias veces. Y lo volveremos a hacer. :>

Fëaluin: Gracias también. Por ahorita la maquinita nueva está con su sistema original... y me estoy dando cuenta de lo fácil que fue desacostumbrarme. El Ubuntu no lo he visto más que en videos, aunque un amigo se la pasa presumiéndomelo; por el momento me urge un Leopard para Dummies o algo así. ¡El trauma de haber brincado del sistema 8 al 10!

Kit: *abrazo.

Pei: Je, je, je... es que por lo general no me gusta decir que es mi cumpleaños... es más, prefiero que pase desapercibido. Lo que sucede es que éste se cruzó con tantas cosas... ¡Gracias! :D

Thor: ¡Me encantó mi pastel!

Don: Espero poder decir algún día lo que dijo tu papá, y tal y como lo dijo. Gracias por todo. Ya te contaré cuando empecemos con las mentadas de madre con la compu (a la Shu II sólo le hablé con cariñito porque estaba enferma). Si tienes alguna idea de cómo hablarle a un refri y que entienda, por favor pásamela; me urge el tip. ;>

Chendo: :> Eres a todo dar, y te agradezco también las felicitaciones. Cuando vuelvas de la playa, por favor, activa los comentarios de la última entrada de tu blog, que quiero platicar, platicar, platicar...

Bueno, antes de finalizar: Verán... la fecha de mi cumple fue el 12 de junio... perdón por las confusiones; la realidad es que no pensaba mencionarlo. Cuando escribí la primera parte del "Hola y adiós" no tenía idea de en qué fecha iba a caer la segunda... y miren lo que resultó. :#>

Lo que sí ha sucedido es que pocas veces en mi cumple recibo tantas felicitaciones, y tan lindas. ¡Gracias a todos de nuevo! Espero que vuelvan los ojos a este post de nuevo, porque necesito actualizar la agenda... así que si es posible, por favor déjenme sus fechas de cumpleaños. :>

Chendo dijo...

Ya es posible dejar los comentarios que quieras en la última entrada de mi blog, no me había percatado de ese error y obviamente que podemos platicar cuando gustes, saludos.

Yipie dijo...

Claro que sii! felicidades! Que mejor cumpleaños que empezar una nueva relación Mac jiji. Espero esten juntos mucho tiempo. No sé si he leído bien pero creo que aún no le pones nombre a la sucesora de Shu II. Anda, es una bonita tradición. Eso si, si no le pones nombre ya no te sentiras tan mal cuando en muchos años llegué a "enfermarse" ;)

MacPaco dijo...

Bueno, luego de todo lo malo, sin duda llega algo bueno, así que Mil Felicidades por tu nueva Mac!!! Qué bonita, yo quiero una así, jeje. Pero no le digas a mi G4 o se pondrá celosa y capaz que se descompone, jaja. En serio, me da mucho gusto. Ah, y no menos importante, Feliz Cumple =)

Saludos!

Aisling dijo...

Yip y Paco: Muchísimas gracias a los dos. La sucesora de Shu II ya tiene nombre, pero como mencioné, estoy escribiendo todo un rollo al respecto que me daría mucho gusto que leyeran en esta semana o la otra.

Paco: Je, je, je... gracias (es mejor que no se entere mi Macbook... a ver cómo le hago puesto que estoy escribiendo desde ella) lo mucho que extraño a mi G4, porque va a ser ella la descompuestas. Espero que tú y la Macarena sigan juntos mucho, muchísimo tiempo.

Creative Commons License
La casa de Aisling by Laura Michel is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.5 México License.