viernes, agosto 08, 2008

Reseña de videojuego: Crisis Core: Final Fantasy VII


Crisis Core: Final Fantasy VII

Productor: Square Enix
Consola: PSP

Lo bueno: La historia, los personajes, los gráficos, algo de la música.

Lo malo: Los controles repetitivos y algunos problemas con el sistema de juego. Para un Final Fantasy, está muy corto.

Consejo a Square Enix: Olvídense del Playstation 3; si hacen un remake del Final Fantasy VII, que sea para el PSP.

Calificación: ****

Éste fue el juego con el que estrené mi nuevo PSP hace ya un par de meses. No nada más; fue el que terminó de ladear la balanza con la que decidiría si comprarme o no el aparatejo (mis ganas de tener algo parecido a un Ipod no pesaron, hasta eso); Final Fantasy Tactics: The War of the Lions ya estaba colocado en el platito. Para alguien que se avienta toda la inversión por un sólo título, la verdad es que cuando lo anunciaron tenía ciertas reservas; sí, como mucha gente, yo estaba segura de que la franquicia del Final Fantasy VII estaba sobreexplotada, y en ello veía más interés comercial que amor. Después, empezaron a pulular por internet los cortos japoneses, y con ello las inundaciones en mi boca. Oh, la tentación...

Salió el juego al mercado y me tuve que conformar con verlo en las tiendas mexicana a precios espeluznantes, y tratar de no prejuiciarme con las críticas y reseñas existentes porque mi decisión estaba tomada.

Bueno, pues, importación barata de por medio y ofertas oportunas, ya tengo el juego, y ya lo terminé.

Veamos... antes que nada, este Final Fantasy no es un juego de RPG de hecho, sino de acción con elementos de RPG; es decir, que manejamos a un personaje con espada que además de unos cuantos golpes básicos puede ejecutar movimientos especiales y hechizos, y utilizar objetos.

La historia arranca unos siete años antes de los eventos relatados en Final Fantasy VII y está centrada en Zack Fair, un personaje misterioso que en el título mencionado aparecía durante unos diez minutos. Así, es, diez definitivos, impresionantes minutos que quedaban marcados como al rojo vivo en la mente de un jugador cuidadoso. Ignoro si Square ya sabía que una figura mucho menos que secundaria iba a causar tal impacto o si fue a raíz de ello que diecidieron crearle su propio juego, pero ahí están las cosas.

Y mis motivos personales también. Porque resulta que, cuando hace poquito más de diez años, jugué el Final Fantasy VII, Zack se convirtió en mi primer gran amor platónico de la era de los 32 bits, y que me compré el no tan interesante juego de peleas de Square Ergheiz nomás porque me dijeron que ahí salía como personaje secreto. Manejar a Zack era mi sueño, y todavía más enterarme de lo que había detrás de esa atractiva personalidad que había robado cámara durante diez minutos en un juego de unas 80 horas de duración en promedio.

En estas cuestiones, Crisis Core no decepciona. Zack es exactamente como lo recordábamos, pero ahora podemos asomarnos a placer a sus aspiraciones y sueños bobos de adolescente: lo único que desea es formar parte de SOLDIER, el grupo “elite” militar más importante de la poderosa compañía eléctrica Shinra y no ve mucho más allá sino hasta que la vida le hace pagar el precio por una lealtad no correspondida.

Además de encontrarnos con un buen número de rostros familiares del Final Fantasy VII (Tseng, el líder del grupo de seguridad Turks y sus subordinado Reno y Rude, nos presentan otro lado de su carácter; el bello Sephiroth, que antes de convertirse en uno de los villanos más populares de la franquicia se nos muestra como un joven sensible, reservado y con el corazón tan frágil como el equilibrio de su mente; Cloud, Aerith y Tifa, protagonistas, tendrán algo qué decir, y en cierto momento nos tropezaremos con Yuffie Kisaragi y Vincent Valentine), vamos a conocer nuevos personajes no menos memorables, como Angeal, el sensato mentor de Zack, y Genesis, un conflictivo espadachín que apareció por ahí en el final oculto del videojuego Dirge of Cerberus.

El sueño de Zack es convertirse en héroe, y por supuesto que lo logra, de la forma más común: por hallarse en el sitio equivocado en el momento equivocado. A ello nos remite toda la trama del juego, lleno de aventura, momentos de humor y algunas escenas particularmente dramáticas.

El Crisis Core es innovador, aunque no perfecto; en situaciones normales, Zack puede explorar lugares y platicar con la gente que se encuentre; salvo en el caso de los jefes, los enemigos aparecen al azar. Y es aquí cuando termina casi todo lo que uno halla en un RPG común: las batallas son en tiempo real, y a nuestros ataques de un solo botón asignado hay que añadir movimientos de evasión, técnicas especiales y el uso eficaz y rápido de un menú de órdenes (porque nuestros enemigos no se van a quedar quietos mientras decidimos qué hacer). Se siente raro al principio, pero uno acaba por acostumbrarse.

Durante una pelea, Zack se deja llevar por las emociones, y éstas se representan con una especie de jackpot (el DMW, que significa Digital Mind Wave, oleada mental digital) del lado iquierdo de la pantalla. Dependiendo del tipo y la intensidad de los golpes dados y recibidos, este jackpot se dispara y causa en nuestro personaje varios efectos que incluyen el no gastar puntos de magia o no recibir daño físico por un breve periodo de tiempo; o realizar invocaciones de seres ya conocidos en el mundo de Final Fantasy. Es como el equivalente de los limit breaks (algo así como los ataques máximos) de otros Final, y además de los efectos, puede disparar un recuerdo (un breve video de aspectos no vistos de la historia), un poder especial o ambos. Lo malo de la situación es que el jugador no tiene ningún control sobre esta ruleta, y se deja a la suerte lo que pudo haber sido un reto extra.

Ya que de retos hablamos, muchas de las quejas sobre Crisis Core es que es un juego demasiado sencillo. En efecto, muchas de las peleas se resuelven a botonazos, sin mucha estrategia, y no es nada difícil “tomar la medida”, en español de México, “encontrar la horma del zapato” de algunos enemigos en particular. Se pueden realizar compras de emergencia en cualquier sitio donde haya puntos de grabación, y, gracias al DMW, Zack no se hallará corto de puntos de magia o poderes especiales.

Para acabarla de amolar, la trama principal del juego es muy corta, y entre más presiente uno que se acerca el final menos ganas dan de llegar a él (¿por qué? Bueno, si han jugado Final Fantasy VII ya saben cómo va a terminar esto, y que no va a ser agradable). La única forma de alargarlo es enviar a Zack a diversas misiones independientes que, salvo en contados casos, no enriquecen la mucho la historia pero permiten acceso a nuevos objetos e invocaciones.

La música es otro punto flojo: salvo el dulce y melancólico tema principal, a piano, las piezas más bonitas son arreglos de varios temas del Final Fantasy VII de Nobuo Uematsu.

Con todo y algunos defectos, Crisis Core es un excelente juego, una sorpresa tras los productos menos logrados que han salido de la llamada Final Fantasy VII Compilation (el shooter de Play 2 Dirge of Cerberus, la película Advent Children y el juego de celular Before Crisis) y es tan bueno que me dieron ganas de terminar por fin el primero, repetir el segundo y exigir que traduzcan el tercero.

Los cinemas espectaculares, la suavidad de los controles y las más que decentes actuaciones de voz (el actor Rick Gómez, de Brothers in Arms, está absolutamente increíble como Zack; lástima que precisamente por ello se acaba devorando vivos a casi todos los otros miembros del reparto) son sólo el betún del pastel; lo que realmente lo atrapa a uno es la narración y su adorable protagonista.

Justo en el tiempo en el que se empezó a poner de moda que los personajes principales de los videojuegos fueran emos, antipáticos o mentalmente inestables (Square tuvo bastante que contribuír al respecto), Zack fue uno de los últimos héroes en el sentido más tradicional de la palabra: valiente, fuerte, generoso y puro de corazón. Nada raro que sus diez minutos de fama le garantizaran la inmortalidad y el debut de la franquicia Final Fantasy VII en el PSP.

Recomendaciones: Si son fans de Final Fantasy VII, pueden añadir con toda confianza una estrellita más a la calificación que puse para convertir este título de “recomendable” a “indispensable”. Si no, pero igual le traen curiosidad a un action RPG que no sea Zelda, pruébenlo. Un consejo: tengan a mano una paquetito de pañuelos desechables; lo van a necesitar.


Abstenerse: Si están hartos de ver Final Fantasy VII por todos lados, o si el jugar un título relativamente fácil los frustra.

8 comentarios:

Petrus Angelorum dijo...

Hay un error de dedo en el 5o párrafo, dice comrpé en lugar de compré.

Aisling dijo...

Hay más. Gracias, ahorita corrijo.re

Master Pei dijo...

^^U
Curioso que el primer comment de este post sea para una errata :p

Qué decir, haber coordinado el QA de la versión en español (peninsular) de este juego debería hacerme un experto, pero quien trabaje en QA y localización sabe bien que algo así no es posible. Ya ves, Aisling, tú ya lo terminaste y yo todavía no llego ni a la mitad, pero saber en qué va a acabar no ayuda a que me apure (lo que me recuerda que le espoilié la muerte de Aeris a una tester porque pensaba que ya había jugado el FFVII... con lo cual ya van dos personas en el mundo a quienes les hago eso).

Personalmente Crisis Core me encanta, y debo decir incluso que no comparto tu opinión ni de la música ni del gamplay: la música, si bien es en su mayoría un remake de la del FFVII, precisamente por eso cumple su función. Ésa era la idea: hacernos recordar el VII pero con ese toque de novedad. Con decirte que me compré el OST...

Sobre el gameplay, dime si honestamente puedes ganar las batallas a botonazo limpio. Anda, Aisling, sé honesta: ¿se puede? ¿Button-mashing sin fin y ya estuvo? I mean, no es el sistema de batalla más profundo que existe, pero si te lanzas al botonazo a lo loco nomás no vas a avanzar. ¿A que no? Es como decir que un Zelda te lo pasas a botonazos sólo porque usas el mismo botón para atacar. O bueno, al menos es lo que opino :p

En resumen: al igual que tú, yo me compré mi PSP por War of the Lions y Crisis Core, más que nada. No he terminado ninguno por falta de tiempo (y exceso de juegos), pero son juegos tan buenos que me hace feliz tenerlos. ¿O será que soy un consumist-pig? Naaaaah... >.<

Master Pei dijo...

Lo olvidaba!!! Super importante: también comparto contigo la opinión de lo que debe ser un héroe de un RPG: todo lo que NO es Cloud. Apenas empecé a jugar Crisis Core y dije (sí en voz alta, que a veces hablo solo): Zack sí que es un héroe y un digno protagonista de un juego. No como el llorón de Squall o el "soy tan patético que me miento a mí mismo" de Cloud. Lo siento, Cloud nunca me ha gustado. Ya me disgusta menos gracias a Advent Children y a Crisis Core, pero para mí, como a ti, un héroe debe ser "valiente y puro de corazón". Quizá no perfecto porque nadie lo es, pero tampoco completamente patético como Cloud... Sí, ya sé que le estoy echando muchas piedras al pobre... Está bien, lo dejaré en paz. Supongo que no es su culpa ser tan paté... ejem... hasta la próxima!

Suldyn dijo...

Mmhh, pues la verdad que a mi me dan ganas de un PSP por Crisis Core y por Metal Gear Portable Ops. ¡Maldita sea, debí haberme ganado el melate!!!

Me fascinó cómo haces énfasis en los 10 minutos que le garantizaron la fama a Zack. A mi también me ganó desde su aparición en FFVII y definitivamente me gustaría verlo en Crisis Core. Al menos también aparece en Last Order.

Master Pei dijo...

Por supuesto, cómo me pude olvidar de Metal Gear Portable Ops? Si también me compré mi PSP por ese juego, y neta compradre, es muy buen complemento para saber qué pasa entre MGS3 y el Metal Gear del NES. A must have! (hint, hint para ti también, Aisling...)

Petrus Angelorum dijo...

Aquí un par de noticias que harán que vuelva a pensar la cuestión de su afición (vicio) a los jueguitos de vídeo:

http://barrapunto.com/article.pl?sid=08/08/14/137247

http://www.elmundo.es/navegante/2008/08/14/juegos/1218712445.html

Sigo demandando un título de tauromaquia...

Aisling dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Vamos a responder (espero que bien).

Pei: Fíjate, a diferencia de juegos que salieron para sistemas de Nintendo, por acá ni esperanzas tuvimos de tener Crisis Core en español. Sobre que si se me hizo DEMASIADO fácil, como para dar de botonazos... francamente, sí. Mi personaje aprendía nuevos hechizos y técnicas que jamás utilicé porque con lo que tenía me bastaba. Me gustó cuando fue posible programar los limit breaks pero hasta ahí (para echarme todos los fragmentos de historia posibles).

Pero bueno, ya que Square se anda desquitando en eso de las dificultades con el Final Fantasy IV, mejor ni digo nada... :#>

La música... como te dije, me gustó más la recreada que la nueva. Me ocurrió lo mismo con Dirge of Cerberus, que ni siquiera he terminado. También me la conseguí... bueno, no muy legalmente que digamos (no la he visto a la venta por acá).

Por otro lado, tienes toda la razón con respecto a Zack y Cloud. Pero hasta eso, fíjate, después de Crisis Core tengo en mejor consideración a Cloud. No era mal chico, después de todo. Sips, no era fuerte, tenía más complejos que un libro de Jung, y era patético (tanto como puede serlo un muchachito que se siente inferior al resto del universo) pero no era mal chico. Y estarás de acuerdo conmigo que tomó cada oportunidad de redención que se le presentó, aunque no siempre le salieran bien. Pero tuve que pasar por Crisis Core para tomarle mayor simpatía.

Squall... más que llorón, a mí se me hizo un escuincle grosero y egocéntrico. La única vez que me cayó bien fue cuando se quejó en voz alta de que todo el mundo lo quería emparejar con una tipa más resbalosa que una anguila recién sacada del mar. Finalmente bajó las manitas; Dios los cría.

Ojalá tengas tiempito extra para terminar Crisis Core; créeme, aunque ya te sepas el final, NO TE LO ESPERAS. Te agarra por sorpresa. A mí de hecho me pareció tan doloroso que no creo volver a terminar el juego de nuevo. Síp, tengo la opción de Game + y eso, pero a lo mucho voy a dedicarme a terminar cada misión poco a poco. Y te digo, eso será más tarde.

Sul: Espero que algún día puedas conseguir un PSP... de poquito a poquito. La verdad que no tenía planeado el Portable Ops, pero gracias por el tip, muchachos... añadido a mi lista.

Pere: ¡Así que los alemanes por fin han considerado a los videojuegos como cultura! Me parece perfecto, pero si los señores querían ser los primeros, pues nanay, porque los franceses se les adelantaron por como un año, cuando el ministerio de cultura le otorgó reconocimientos a Shigeru Miyamoto y otras personalidades. Bueno, también resulta que los franceses tienen a la muy artística compañía Ubisofr.

Creative Commons License
La casa de Aisling by Laura Michel is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.5 México License.