lunes, septiembre 28, 2009

Tu cambio

Image Hosted by ImageShack.us

Hará ya unos tres meses, varias editoriales y librerías de México lanzaron una campaña que llamaron Ten tu cambio, en apoyo a la Fundación Mexicana de Fomento a la Lectura.

Los mexicanos tenemos mala fama como lectores; en las listas de la UNESCO aparece que leemos 1.2 libros al año por cabeza (una cifra engañosa, como señalara el escritor Juan Domingo Argüelles, pues lo que refleja es que hay muchas personas que no leen en absoluto y el promedio se obtuvo por unas cuantas que se desayunan el resto de la estadística), pero se han hecho varios esfuerzos por cambiar la situación. ¿La verdad? La mayoría son patadas de ahogado.

Ya en la pasada Feria Internacional del Libro en Guadalajara, se estuvieron repartiendo folletitos con la Ley de Fomento para el Libro y la Lectura, una sarta de estupideces que sólo nuestros diputados (que, a juzgar por su amplio vocabulario y educación, se acercan tanto a los libros como a una serpiente de cascabel furiosa) pudieron haberse inventado, y que entre otros asuntos, establece que los libros en este país deberán tener un precio único; es decir, que se acabaron los descuentos de novedades en nuestra tiendita barata de costumbre. Aquí está por si gustan enterarse.

Pero de vuelta a la campaña Ten tu cambio, en lo que consiste, tengo entendido, es lo siguiente: si uno compra un producto de las editoriales participantes en las librerías también participantes, por diez pesos más le dan a elegir entre un librito de cuentos y otro de ensayos por diferentes escritores. Además, se reparten notitas adhesivas para que los lectores escriban sus recomendaciones de libros y las peguen en grandes displays de cartón en las mismas librerías. Una servidora no se enteró de la campaña sino hasta casi darse de narices con uno de estos armatostes (que hasta eso huelen bien, a cartón reciclado, y tienen un bonito color verde. Como dólares, gulp).

Con todo y las buenas intenciones (y el dinero que debieron haberse gastado), no estoy muy segura de que esta campaña vaya apuntando hacia el lugar correcto. De nuevo citando a Argüelles, la lectura se transmite por contagio, y en cuanto a tomar medidas extremas, yo aceptaría las propuestas por el caricaturista Paco Calderón (Nota: en la viñeta número 6 faltaron algunas palabras... debe leerse al final Porque no leen por gusto, tal y como salió en la versión impresa). En Ten tu cambio arrancamos bien: se supone que de lo que trata es de que los mismos lectores hagan que a los no lectores se les antoje leer. Lo malo es que un vistazo a las notitas de los displays basta para darse cuenta de lo patético de nuestra situación. Los despistados clientes de la cadena Sanborns piensan que los papelitos sirven para felicitar a los empleados que los atendieron; los displays de las librerías Gonvill de Guadalajara están repletos de títulos de superación personal.

Sin embargo, en la única librería Gandhi de la ciudad me he ido encontrando algunas notas que me han llegado al corazón. Por diferentes razones. Permítanme compartirles algunas poquitas aquí (algunas son respuestas a la pregunta ¿Qué libro cambió tu vida?, que viene impresa en los papelitos):

“El Psicoanalista, ya que ahora tengo tendencia a hacer juegos psicóticos”.

“Si leer es soñar, entonces despierta”.

“Crepúsculo, de Stephenie Meyer, cambió mi gusto por la lectura. Ahora ya no leo”.

Juventud en éxtasis. No lo vuelvo a hacer... ¡lo juro!”

“Tengo 77 años. Casi sola, excepto por mis libros”.


Para saber más de la campaña, visiten el sitio oficial.

7 comentarios:

Kitsune dijo...

Aún queda la duda de si los que no leen se acercarán a dar un vistazo a las notitas o a los sitios donde las tienen...

El de Crepúsculo fue el mejor, btw.
:P
LOL

Dark Soulless dijo...

Por Dios.. que triste es esta verdad.

Sin duda las encuestas no muestran la realidad de las cosas, ya que la sociedad mexicana, al igual que en su economía, tiene sectores que tienen mucho dinero (los que leen más.. una minoría) y los que son pobres (la gran mayoría, los que no leen).

Ojalá y hubiese un cambio profundo, provocado por un sismo o una lluvia de libros.

Por cierto, sin duda, lo de Crepusculo a sido el mejor, tmabien el de la Juventud Desenfrenada. Me reí bastante.

La otra cosa es que sin duda la mayoría de la gente, no sabe leer, no en el sentido del como, sino del qué. Con esto voy a quye hay gente que se mete cualquier basura que le dan, libros de superación personal, de hechizería o de supersticiones varias.

Un saludo y que se encuentre muy bien, bye!

Farándula dijo...

Soy enemiga acérrima de cualquier campaña de fomento de la lectura que pase por librerías y bibliotecas, es como predicar a los fieles de la parroquia... ¡si ya están convencidos, buen hombre! Salga usted a la calle y busque a alguien que no haya pisado una librería en su vida. Intente convencerlo de que realizarse en la vida es algo más que salir en un reality show (irónicamente, emitido por la propia tv estatal), comprar ropa de marca y tener el coche más ruidoso del barrio. No mire con desprecio al adulto que lee cómics y, en vez de escandalizarse porque los libros se vendan en los hipermercados, ponga buenos títulos en sus estanterías... entonces podremos empezar a hablar de fomento de la lectura y no de campañas para malgastar el presupuesto público y quedar bien de cara a la galería.

Fëaluin dijo...

Ya me sentí cucaracha... creo que en lo que va del año no he leido un libro... y es que llevaba yo 3 a medias cuando se me reseteo la palm y me frustré...

En todo caso, no sé si ensayos serán buena introducción a la lectura... por lo menos a mi no me llaman mucho.

Hector Fragoso dijo...

De lo que se entera uno. Por lo regular voy una a dos veces a Samborns, ya había divisado ese "anunciote" pero los libros que se recomendaban no llamaban mi atención. PURA SUPERACIÓN.

Ahora estoy leyendo el libro que me recomendaste de Juan Domingo Argûelles: ¿Qué leen los que no Leen? Me ha gustado, maravilloso libro.

Creo que esa es la única manera verdadera para que una persona lea: La recomendación.

Una persona que disfruta un libro, busca compartir ese pequeño gozo, y habla del libro muchas veces, etc.

Los programas de fomento a la lectura estan pensados más con la buena fe que con su practicidad.

Si hiciera un programa para crear nuevos lectores lo haría de la siguiente manera:

Todos los escritores mexicanos y extranjeros tendrían que recomendar dos libros que hayan sido SIGNIFICATIVOS.

2.Quemar a todos los "literatos" de cuarta con ínfulas de super primer mundo.

3.Por cada libro que se lea, regalar otro.

4.Bajar el precio de los libros.

5.Anuncios espectaculares y comerciales a todas hora,

6.Que rubias voluptuosas y Hombres bien fuertotototes recomienden libros.

Sé que son ideas muy mensas, pero estoy seguro que por lo menos en las estadísticas de la ONU o de los libreros o de la gente que hace estaditicas, el resultado sería que leemos una página más

||°°||krmn||°°|| dijo...

Yo ví ese de las Gandhi. El de los juegos psicóticos me dio mucha risa y casi tiro el estante jajajajaja.

vicm3 dijo...

Fíjate que justo hace un año leía a Zaid al respecto de algo similar, de hecho te recomiendo ampliamente su lectura http://www.letraslibres.com/index.php?art=13181 justo escribe de los maestros que no leen, que de paso sea dicho eres un maravilloso contra ejemplo.

Una maestra que si lee y que devora (con o sin metáfora) libros, quisiera decir que pronto compartiéramos una taza de café o en nuestro caso chocolate y discutir de nuestras ultimas lecturas, pero tanto el bolsillo como las obligaciones por acá me tienen un tanto asediado, en fin que he disfrutado bastante de las ultimas entradas, de la de amigos por internet, alguna cosa tengo que decir, pero ya estoy cansado y somnoliento como para desvariar más de lo acostumbrado, así que baste decir que hace 15 días pase justo por la librería de Miguel Angel de Quevedo y aunque me tope de frente con la campaña y casi tropecé físicamente con los postit no me detuve a darles una revisada... pero tal cual dice Ende "esa es otra historia y merece ser contada en otro momento"

Saludos.

Creative Commons License
La casa de Aisling by Laura Michel is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.5 México License.