domingo, octubre 04, 2009

Oh! The difference to me!

Image Hosted by ImageShack.us

Todo en el fin de semana: resulta que el pasado viernes, unos vagos que participaban en la marcha en conmemoración del 2 de octubre de 1968 aprovecharon para romper a pedradas los cristales de varios comercios y saquearlos; total, estaban manifestando la justa ira de un hecho ocurrido mucho antes de que ellos nacieran, y del cual probablemente no saben sino rumores. ¿A quién le importa? El chiste es no olvidar la tragedia, aunque hayan pasado cuarenta años y aunque el no-se-olvida haga sufrir a quienes no deben nada.

Mi consejo sobre la matanza de Tlatelolco: por amor de Dios, supérenlo. Total, no hemos aprendido la lección: que de la ignorancia de algunos sacan provecho otros, y que quienes buscan crear mártires, héroes o pretextos por lo general se encuentran a buen resguardo mientras el infierno se desata.

¿Ya? Muy bien, sigamos.

Esta mañana falleció Mercedes Sosa, a quien apenas recordaba como una voz que me acompañó en momentos difíciles de la adolescencia; un poco más y desaparece de mi memoria que “Sólo le pido a Dios”, de León Gieco, era en su voz ronca mi súplica diaria a los dieciséis años; vaya que funcionó porque hasta ahora me cuesta trabajo pecar de indiferencia (o como se le dice en el Yo, pecador, omisión), aunque me labro mi camino al infierno con pensamiento, palabra y obra.

Como sea; muertes de mucho tiempo atrás y muertes algo lejanas, y resulta que hoy tengo que confirmar lo que ya había pensado desde hace mucho, pero que intento olvidar cada vez: que la pérdida de una mascota es una de las más difíciles. Cuando fallece un pariente, un amigo, o un conocido, pues siempre están ahí quienes nos acompañan, que lo sienten como nosotros, que pasan por el mismo dolor. Pero cuando el que se va es un amigo animal se tiene que sufrir en solitario, en privado incluso si uno no quiere arriesgarse a la incomprensión o el ridículo; es algo para lo que el tiempo no se detiene y para lo que cuesta mucho encontrar respuestas y peor aún, elaborar preguntas; y en el que el pensamiento de una vida larga, plena y feliz no funciona tan bien como en el caso de los humanos. ¡Cuánto le hace a uno falta intercambiar palabras con los seres queridos!

La línea del título es de William Wordsworth.

La canción de hoy es de Silvio Rodríguez; interpreta Mercedes Sosa.

6 comentarios:

vicm3 dijo...

Apenas leyendo tu entrada, que tal cual describes, con sentimientos encontrados, yo opino muy diferente al respecto del 2 de este mes, sin embargo me uno al duelo de las mascotas, fieles compañeros y amigos.

En las buenas muchos amigos, en las malas buenos amigos... no recuerdo la fuente, pero casi seguro que es un dicho popular.

Kitsune dijo...

En mi Facultad se organiza cada año la marcha del 2 de octubre, lo más interesante es que muchos de los asistentes han sido “entrenados” (por grupos que existen en el interior de la universidad) para hacer bandalismo; otros, externos, aprovechan para unirse a lo mismo. La gran mayoría es ajena al movimiento original: no piden nada, no recuerdan nada. Las marchas ya no son un medio para la reflexión.

La muerte de las mascotas es muy dura y cuesta mucho trabajo asimilarla. El duelo por la muerte de mi perrita de 16 años me duró mucho, aún la siento, pero cada vez recuerdo más lo bonito que las situaciones dolorosas de sus últimos meses.

Petrus Angelorum dijo...

Sobre el dos de octubre:

¡Qué se mueran los traumados! Y que finalmente descansen en paz la cual no buscaron nunca en ese año (1968) ni después.

Y no Aisling, no hay "justa ira" en ellos, esas personas que sólo van a hacer destrozos, justificados porque algunos si tienen "justa ira", pero los que alguna vez tuvieron la "justa ira" siguen en la lucha o bien, superado el rencor, perdonaron. No Aisling, esas personas no expresan la "justa ira" de quienes murieron ese día (pues ya murieron). No olvidamos, pero nos queda el trago amargo: fue la tragedia de los equivocaciones. Creedme señora, le debo más un soldado expedicionario francés del Segundo Imperio que a esos "revoltosos" del 68.

En cuanto a la Sosa jamás la he oído. Pero ahora que se ha ido tal vez me toque oirla.

Y lo de las mascotas... veré si te puedo decir algo lindo o busco ayuda con Jack, que si la hubieres visto como se pusó por la muerte de "Purucha".

La muerte de las mascotas duelen muy poco, más dolor es ver morir a una persona.

Y pecado sí que es desesperar de la salvación. Vamos, no te has muerto, luego hay tiempo.

Dark Soulless dijo...

Creo que ni siquiera o había recordado..

No sé realmente que pensar.. es algo muy complicado el hablar de justicia justa en un tema como este, dado que no se estan vengando con el expresidente de ese momento, sino con personas, comersiantes, que tienen un empleo, una familia que mantienen, creo que se entiende el ejemplo..

Bueno, saludos!

Ricardo García Paredes dijo...

Sobre el 2 de octubre no tengo nada que decir, y aunque así fuera Kitsune y Petrus Angelorum ya lo dijeron n. nU Esos mocosos solo son unos revoltosos ò Oó

Sobre la difunta Sra. Sosa, no sabia de ella, pero ahora me pondre a buscar mas sobre ella :3

Con respecto a las mascotas difuntas, es dificil aceptar el hecho de que ya no este con uno. Yo tuve varias mascotas, la mayoria se fueron antes de tiempo. Y solo una vivio lo que tenia que vivir, y aunque no estuve el día que fallecio,(porque ya vivia aqui en GDL.) Jamas le voy olvidar, y siempre la recordare con mucho cariño, al igual que recuerdo con amor a todas las mascotas que me acompañaron en mi infancia. Y con mas razon quiero a mis chatas TT w TT

Es una alegria tener una mascota, e incluso una bendición el poder tenerla.

Raven Lausleahleahhann dijo...

Yo no me preocuparía por el 2 de Octubre... no se olvidará mientras la gente no entienda que para cambiar al mundo hay que cambiar uno mismo... ningún presidente va a cambiar a México si no aprendemos cosas tan pequeñas como dejar de tirar basura en las calles, a dejar de ver telenovelas, a respetar los altos y miles de demás pequeños pero importantes etcéteras.

Mascotas? Lloré incansablemente por mi rata blanca llamada Cuca que murió de viejita. No quiero ni pensar cómo me pondré cuando le llegue la hora a Kiwi o a Pibe o a Lola...

Sobre doña Meche, no se mucho sobre ella, pero sí la escuché. Ella es a Argentina lo que ... mmmhhh... Juan Ga es para México :P Sólo bromeo.

Saludos!

Creative Commons License
La casa de Aisling by Laura Michel is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.5 México License.