lunes, junio 08, 2009

Corea, Corea

Image Hosted by ImageShack.us

Desde hace algún tiempo que quería tener un vestido coreano tradicional, un hanbok (se pronuncia aproximadamente jan-bo), y cuando, poco antes del período de vacaciones entre cuatrimestre y cuatrimestre, encontré uno a precio de regalo en ebay, pensé que era la gran oportunidad.

Un hanbok tiene la forma de un camisón corte imperio, con una falda muy amplia, la chima, y una chaquetita corta encima, la jegori, por lo general hecha de brocado y hermosas telas estampadas. La diferencia con los kimonos japoneses es impresionante: un hanbok parece estar hecho para correr, saltar y sentarse como a uno le dé la gana; aunque al parecer es un traje que lo mismo se calaba una señora elegante que una campesina para trabajar, una mujer con este vestido me hace pensar en una princesa flotando en las nubes.

La primera vez que vi uno a la venta fue en, irónicamente, una tiendita china, tal vez por el 98 o algo así; costaba menos de diez dólares de entonces, y la única razón por la que no lo compré fue porque estaba invirtiendo todos mis fondos en un disfraz para Halloween. Alguna vez en mi universidad, se organizó un desfile de trajes típicos coreanos (teníamos una especie de intercambio con una de sus universidades, y así es que llegué a tener dos compañeros de Seúl y al menos una docena de alumnos en mis cursos), y los ojos se me fueron; no podía creer tanta belleza. Y resulta que, apenas unos años después, el hanbok de mis sueños estaba ahí, a un click de distancia, falda roja, chaqueta de flores, listones verdes y dorados para sujetar todo el conjunto, un discretísimo patrón en la tela tejida...

Una ventaja gigantesca: en los hanbok no hay tallas, y para saber si a uno le queda un modelo basta sólo tomar una medida del cuerpo. Hice lo propio y me di cuenta que el vestido me sentaría perfecto. Lo estaban ofreciendo sin subasta, a 69 dólares con envío incluído desde Seúl. Así que fui corriendo con el Capitán (porque siempre que se trata de compras innecesarias que sobrepasen los 40 dólares nos lo consultamos mutuamente) y le pregunté que si podríamos encargarlo.

El Capitán dijo que no, y yo no protesté demasiado, aunque los siguientes veinte minutos pensé una y otra vez en cualquier razón que justificara el gasto. Finalmente me resigné a dejarlo pasar, pero cuando el Capitán vio que los ojos se me humedecían cambió de parecer y me dijo que sí, que lo comprara. Demasiado tarde, la oferta ya había expirado. De haber estado fuera, hubiera disfrutado lo que contemplaba: pocas escenas tan tiernas como la de un esposo que trata de consolar a una cónyuge caprichosa; el Capitán que tecleaba casi con desesperación en busca de otro vestido similar en ebay, y su cara de desaliento cuando todos los modelos para adultos que ahí aparecieron andaban entre los 300 y los 600 dólares. Como la tienda que estaba vendiendo el que me gustó hace trajes a la medida, me imagino que el vestido habrá sido devuelto por algún cliente, y por ello el precio tan bajo.

Mi vestido coreano, pues, tendría que esperar de nuevo. Y ahora que me la pienso, no fue del todo malo. La contingencia sanitaria se declaró menos de dos semanas después, y con las vacaciones forzosas sin sueldo, la descompostura de nuestro carro y todo lo que nos cayó, probablemente no hubiéramos podido pagarlo.

Aquí es donde la cuestión se pone más curiosa e interesante: todos los tiempos que rodearon la contingencia estuvieron de algún modo llenos de Corea: en medio de un trabajo que no terminaba, me ponía a tararear Ogiyodiora! Ogiyodiora!, que es, tengo entendido, la voz de remar, remar, para los marineros coreanos, y también una canción favorita de una cantante también favorita de aquel país, Sang Eun Lee. Fui de visita a un supermercado con productos de allá, nomás para consultar precios y recuerdos como el de un alumno japonés que me comentó una vez, tal y cual, “las algas coreanas son más chingonas que las japonesas” y la boca se me hizo agua frente a los gigantescos botes de kimchi, una conserva hecha de achicoria y verduras. Después, el Capitán me habló de una telenovela que pasaban por el canal de gobierno de Jalisco, Todo sobre Eva, y terminamos viéndola religiosamente, noche tras noche, y a veces la repetición, porque no teníamos más que hacer en las mañanas, y que teníamos que contemplar junto con una bandita en la parte inferior de la pantalla que repetía una y otra vez las últimas noticias y las medidas de precaución contra el brote de influenza; ya para terminar, una mañana apareció un paquete de Corea colgado de mi puerta, aunque no era precisamente un vestido...

Me encanta Sang Eun Lee, que canta en coreano y en un inglés con pronunciación perfecta pero gramática más que quebrada; para comprender que sus canciones hablan del espíritu y del corazón hay que tener la mente abierta y ninguna gana de crítica lingüística. Vale la pena.

No le tengo la menor afición a las telenovelas, pero Todo sobre Eva, una historia de apenas 20 capítulos de una hora producida por la Munhwa Broadcasting Corporation, me provocó adicción. Es casi seguro que la reseñe; es tan buena, y tengo entendido que en su tiempo fue tan popular, que se me hace raro que no hayamos intentado hacer uno de nuestros fabulosos, totalmente carentes de originalidad remakes en México.

Sobre el paquete... Bueno. No me gusta gastar en ropa (me la paso buceando en tianguis y tiendas de segunda mano) pero si se trata de zapatos es otra bendita historia. Así, no tuve ningún reparo en despilfarrar un equivalente a un cuarto de mi sueldo actual (que bueno, por entonces era más bien un octavo) en unas sandalias MBT. Las siglas, que significan Masai Barefoot Technology, se refieren a un tipo de zapatos especiales con una curvatura tan extraña en la suela que lo obligan a uno a pararse derecho, endurecer las piernas y meter el estómago, o enfrentar las consecuencias (irse rodando al piso). Cuando los compré por allá en el 2005, las señoritas de la tienda en cuestión (en Galway) me midieron cuidadosamente el pie y me dieron un video para que aprendiera a caminar con ellos. No son zapatos precisamente bonitos, pero los uso siempre que puedo, y deseaba otro par. No sabía que para entonces el modelo ya no era exclusivo de la marca (de hecho acabo de enterarme de que Skechers tiene ya uno propio), ni mucho menos que una de las fábricas más grandes se encuentra... sí, así es, en Seúl. Y que ahí costaban un quinto del producto original... 24 dólares incluyendo envío no era nada que tuviera que consultarse en pareja, así que...

Durante la contingencia, sólo salimos de la casa para buscar provisiones. Al regreso de una de esas salidas, me esperaba un paquete plateado colgado de la puerta. En él, los zapatos, plateados también, más extravagantes que me ha tocado ver en mi vida, junto con una preciosa tarjeta de agradecimiento; al frente la ilustración de la entrada: el yin-yang del escudo de Corea del Sur (que Sang Eun Lee describiera alguna vez como “un sol azul que baja sobre un mar rojo”) hecho de flores, y atrás, las palabras más corteses y amables de un vendedor a un cliente, aunque tal vez no la mejor gramática. ¿Y qué? El mensaje, igual, destilaba dulzura. "We are very thankful to you very much".

En fin, no tengo un hanbok, pero por ahora me encuentro más que satisfecha con mis curiosos MBT, aunque treparse en ellos sigue siendo una prueba de equilibrio.

Terminada la contingencia, tengo cada vez menos tiempo, pero voy a intentar en lo que tenga de rato libre preparar algo de kimchi.

La televisión local de gobierno comenzó a repetir Todo sobre Eva pero tiene en su haber una buena reserva de telenovelas coreanas. No, no quiero aficionarme a otra.

Y el Capitán dice que debemos ver las noticias todos los días, que porque el siguente gran susto internacional vendrá de Corea del Norte. Vaya, Corea es una nación dividida, ocupada en el pasado, con su lengua nativa puesta en peligro. Como Irlanda, mi país favorito. Donde compré mis primeros MBT. Raro.

En lo que ocurre algo, vamos a seguir usando discos Samsung y a seguir tarareando, en el inglés rarito de Sang Eun Lee, “only dream can be my inner face if God allows to be; only dream can be my inner face if God allows to be”.

Corea sigue estando en todas partes, y para muestra van algunas probadas:

  • Les presento al hermanito coreano de Godzilla, Yongary. Sí, es una copia descarada, y protagonista de dos películas bastante malas: una sesentera y otra noventera.
  • Pero aquí tienen el corto de una excelente producción de hace apenas unos años, The Host. A la renta en su videoclub favorito, y a la venta a un precio de risa en Mix Up.
  • El juego de baile más popular en México no vino de Japón, sino de Corea.
  • Lo mismo las artes marciales en las que, con menos frecuencia de lo deseado, conseguimos medallas.
  • Una imagen bella y triste: Seúl, ya ocupada, de principios de siglo.
  • Una imagen bella y feliz: El actor Dong Geon Jang, de Todo sobre Eva, jugando con su Nintendo DS. Esa sonrisa podría derretir en dos minutos lo que queda del polo norte.
  • Y para despedirnos por hoy, otra preciosa melodía de Sang Eun Lee, Bird.
또봐요!

10 comentarios:

Farándula dijo...

Vaya, qué buena pinta tiene eso de las MBT, ¡Y hay dos tiendas en mi ciudad!. Lo que me da un poco de mala espina es la sección de "opiniones" de la web, en plan "me tenía que operar del talón de aquiles y gracias a MBT ya no siento dolor"... uf, me suena a publicidad de teletienda, tipo pastillitas milagrosas para adelgazar y cosas así.

Aisling, tú que lo has probado ¿es tan supermegaguai como dicen? Yo suelo sufrir mucho de dolores en los pies, especialmente cuando me da por hacer footing, y me he tenido que operar en una ocasión. El podólogo me dijo que pisaba mal al caminar, así que tengo unas plantillas que nunca uso. ¿Crees que me sería útil o es más bien una forma de obligarte a ejercitar los músculos?

Bueno, lo dejo ya, que voy a convertir tu casa en un consultorio...

PD: Aquí en Canarias hay muchísimos inmigrantes coreanos, aunque son más dados a abrir tiendas de comestibles que de ropa. Si me entero de algún hanbok a precio asequible me paso por aquí.

Master Pei dijo...

Órale, yo conozco a una pesonita que no dejará de comentar sobre Corea y el coreano en cuanto lea este post :p

¿Puedes creer, querida Aisling, que yo veía Todo sobre Eva? La culpable es Raven, pues ella me inició en el vicio de esa telenovela, pero es que, como dices, sí que es buena.

Y también ya vi The Host, ésa con Nona... lo malo es que al principio me sacó de onda porque por el tráiler pensé que iba en serio la cosa, pero bueno, mirándola en retrospectiva y agarrando la onda de que era más bien parodia, pues sí me gustó :)

Saludos!

Dark Soulless dijo...

Anda la osa, me ha gustado mucho la entrada.
Primero pues ójala y un buen día puedas comprarte un bonito hanbok, en lo tanto, disfruta las zapatillas.

Por cierto, si son raras, ha de ser curioso pararte sobre unas de esas y tener que traerlas todo el día, lo bueno es que se ve que son 200% mas saludables que los tacones, aúnque como dices, no sean muy atractivos.

Yo tambien he estado un poco alerta sobre la situación actual en Corea del Norte, la verdad es que no tiene buena pinta, pero espero que todo se resuelva por las buenas... aúnque tratandose de humanos es ha veces dificil.

La novia de mi papá vivío un tiempo en Corea y ella sabe leer y hablar un poco, me hubiera gustado estar ahi también, dijo que tiene paisajes muy hermosos.

Y con respecto a la novela y la pelicula, jamas las he visto, no soy de los que ven telenovelas y la peli no la conocía, así que si algún día me topo con ellas, le dare su oportunidad.

Que tenga muy buena semana, nos vemos luego, ciao!

Kitsune dijo...

Yo quiero unos MBT!!! Tal vez así se detenga el crecimiento de mi joroba
:P

Yo también vi Todo sobre Eva y me encantó, por eso ahora ya no quiero ver novelas coreanas: son mega adictivas! Hay una de una chica "gordita" que es chef, está muy divertida (lo siento, no recuerdo el título).

Me encantó la escena del Capitán tratando de solventar tu capricho, me recordó a Alos y la compra de mi DS que terminó siendo DSi
:P

Ernesto Moré dijo...

Hola, a mi también me gusta mucho Corea, aunque la verdad supe de ese país por sus dramas jejeje

Que mal que al fin de cuentas no hayas podido conseguir tu hanbok, pero si ahorras igual y para fin de año lo puedas ordenar sin pedir permiso xD

Sabes? desde que he visto los k-dramas siempre he tenido dudas a que sabe el kimchi, es una comida muy popular en corea y a mi me gustaría probarla, por favor enséñanos a prepararlo en tu blog jejeje

Oie esos zapatos de los que hablan, también deberían de sacar para hombres porque yo no me paro recto y suelo sacar mucho los pies TT_TT

Me despido, espero ver pronto la receta para hacer kimchi xD

PD: Mira el k-drama de Full House por youtube, es mi favorito, 10 veces mejor que todo sobre eva xD

Nona dijo...

Hola muchachita!

Me gustó mucho que hablaras de Corea, todo el mundo tiene una opinión muy equivocada de tan gran país! cierto es que tienen problemas... pero su cultura está llena de pequeños detalles que me robaron el corazón.

Jejeje la verdad es que el traje coreano es bastante gracioso, me acuerdo en mi universidad que un día todos los estudiantes de intercambio vinieron vestidos en plan tradicional y me encantó el suyo! realmente es mucho más cómodo que el kimono japonés! Recuerdo que iba ajustado en el pecho y luego caía libre un poco en plan saco, pero de lindos y brillantes colores hehehehe...
Yo no tengo un traje así, pero sí tengo un dobok, que es la ropa para practicar una de las artes marciales suyas, el taekwondo! :) y es más práctico que el kimono porque no se abre por delante... y te quedas enseñando todo tras un poco de manoseo en combate xD

Yo estoy obsesionada con el idioma, ya estudié un año y medio... pero al no usarlo lo he ido olvidando. Últimamente quedo con una amiga para ir repasando y aprender más ^_^ es la lengua del infierno jejeje la pronunciación no se puede escribir con nuestro alfabeto jaja me encanta!

Bueno, a ver si nos vemos pronto!

Besos!

Lord Kevin Lomax dijo...

Corea Corea Corea Corea... jejeje es parte de un chiste local.

Gracias a tu post he podido aprender mas acerca de ese país que para ser sincero siempre me lo había opacado Japón.

Ahora pondré más interés en ese país, gracias Aisling!

Aisling dijo...

¡Gracias a todos por sus comentarios!

Fará: No te preocupes, aquí podemos platicar de lo que sea. En una casa también hay armarios y sitios para los zapatos.

Mmmmmm... de verdad que suena a teletienda eso de los testimonios de las MBT. Y está mal, muy mal, que quieran hacer creer que son zapatos terapéuticos de alguna manera. La verdad es que las MBT son zapatos de ejercicio y nada más; lo obligan a uno a utilizar músculos que por lo general no usa, y en lugar de curar dolores los dan un poco más (pero no pasa de las clásicas agujetas), y por supuesto que no reemplazarían un procedimiento quirúrgico.

El mismo efecto MBT, pero más riesgoso y violento, se consigue al utilizar el transporte público de Guadalajara, México; los conductores de autobuses van de las carreras a los frenazos de tal manera que la única forma de sobrevivir es con un equilibrio de surfer y endurecer el trasero y los muslos.

Ahora, si haces footing, yo te recomendaría que los consideraras; son buenos para correr precisamente porque no te permiten pisar mal (si lo haces terminas en el suelo) y porque de alguna manera un paso te conduce al siguiente. Puede que te sirvan, pero para estar seguros es mejor que te los pruebes y le cuentes tus dudas a los empleados de la tienda que por lo general están capacitados para resolverlas. ¡Y gracias por ofrecerte a buscarme un hanbok! No dejes de avisarme si ves algo interesante y económico. =>

Pei: Estoy feliz de que esta persona ya me puso comentarios. :>
¿A poco no estaba fenomenal Todo sobre Eva? The Host... no estoy segura de que fuera del todo una parodia... pero de que es extrañísima. Creo que también la voy a reseñar uno de estos días.

Dark: Muchas gracias por tus puntualísimos comentarios. Ya veremos cómo hacer para que puedas ver las series coreanas que comentamos aquí. Las MBT... la verdad es que sí son zapatos feos, aunque los últimos modelos han estado mejorando un poco. Y ojalá que en el asunto de Corea del Norte la sangre no llegue al río. O los misiles al mar, lo que ocurra primero.

Kit: Si terminaste con un DSi, ¡qué suerte! Me encanta que tiene pantalla más grande que el original. Quisiera uno pero ya es exagerar... tengo el mío viejito y que funciona perfectamente. Vaya, Todo sobre Eva es más popular de lo que imaginaba. :> Ah, y yo no te vi ninguna joroba (¿o es algo que te ha estado sucediendo desde que te mudaste a R`lyeh...? Cuidado, que ahí la gente cambia. Y la no gente también, je, je, je), pero las MBT son buenos zapatos para caminar. Lástima del precio.

Aisling dijo...

Y continuamos:



Ernesto: Va a ser difícil ahorrar este año, pero me lo estoy proponiendo. Por cierto, busqué en youtube Full House y nada más encontré el intro, snifff... estoy intentando averiguar si la tienen en la televisora local de Guadalajara. Mientras tanto, sigo buscando.

El kimchi es una como guarnición que se come mucho... y la verdad que no es para todos los gustos, porque es picante y apestoso (pero eso sí, muy rico). A mi papá le gusta para acompañar carne asada; el Capitán lo detesta y por eso no lo tenemos mucho en la casa. Pero ya verás... claro que pondré una receta de kimchi aquí, nomás que tenme un poco de paciencia, porque tengo algunas peticiones antes (incluso una que todavía no sé cómo resolver... la del cerdo agridulce de mi amigo Don). Pero no te preocupes, que pronto tendremos una buena receta de kimchi por aquí.

Ah, y las buenas noticias es que también hay MBT para hombres... y son igual de feos que los de las mujeres, je, je, je... pero como son zapatos medio punketos, de seguro le quedan muy bien a los chicos jóvenes. Si quieres unos, te recomiendo mi vendedor coreano de ebay; ésta es la dirección de la tienda

http://stores.shop.ebay.com/MasaiShoes__W0QQ_armrsZ1


Y si puedes hallar unos en oferta, tanto mejor.

Nona: Japonés, coreano... la verdad es que eres un estuche de monerías lingüìsticas. :> ¿Entonces estudiaste tae kwon do? Yo estudié hap ki do algún tiempo, y no llevábamos ropa tan bonita (era de la que sea abría, la nuestra) pero desde entonces me fascinaban los vestidos coreanos. Algún día deberemos probarnos uno, tú y yo.

Lomax: Realmente no sé mucho de Corea, je, je ,je... (Uhhhhh... ¿cuál es el chiste local, nomás por andar de curiosa?) pero qué bueno que el post te haya gustado. A mí también siempre me opacó Japón a Corea, pero supongo que tuvo buen efecto el número de estudiantes que llegué a conocer de ese país. Me encantaría ir allá. Cuando pasen las broncas, mejor.

Aisling dijo...

Uuuuupsss... y se me estaba olvidando: para quienes quieran ordenar por correo unos zapatos MBT, pídanlos un número más grande de lo que usan, porque vienen chicos. No vayan a hacerlo sin consultar antes una guía de medidas equivalentes internacionales; se pueden hallar fácilmente por google.

Creative Commons License
La casa de Aisling by Laura Michel is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.5 México License.