miércoles, octubre 22, 2008

Reseña de videojuego: Suikoden Tactics

Image Hosted by ImageShack.us


Suikoden Tactics (2005)

Productor: Konami
Consola: Playstation II

Retro-status: No tiene; es fácil de hallar incluso nuevo; basta aprovecharse un poco de todos los fans que se lo perdieron. Ronda los 20 dólares y usado es mucho más barato. De cuando en cuando se agota en las tiendas debido a que el interés en la serie se ha renovado.

Lo bueno: Un sistema inspirado en Final Fantasy Tactics; respuestas a los interrogantes (no todos) dejados al aire en Suikoden IV, el retorno de muchos de los personajes más entrañables de este título.

Lo malo: Personajes demasiado pequeños sobre fondos demasiado detallados; confusión segura; mal control de la cámara.

Calificación: ****

Tras la decepción que en los fans provocara el Suikoden IV, Konami todavía decidió acometer la casi suicida tarea de elaborar un prólogo-epílogo. Mi teoría personal es que lo hicieron en parte para rescatar lo que de rescatable había en el juego anterior y en parte para probar un sistema totalmente distinto. Ambos objetivos se consiguieron, y de una forma muy satisfactoria. Por desgracia, no todos los seguidores de la serie estuvieron dispuestos a perdonar el descalabro del cuarto, y este título fenomenal, Rhapsodia (llamado en Estados Unidos Suikoden Tactics) acabó en las preferencias de aquellos acostumbrados a los juegos de estrategia más que de RPG, y es prácticamente el único Suikoden que ha podido mantenerse en precio de oferta en Amazon para mejorar las ventas.

Suikoden Tactics puede jugarse sin ningún problema sin tener conocimiento del Suikoden IV, pero su historia, simple sólo en apariencia, se vuelve muchísimo más profunda y atractiva una vez se pasa por el juego anterior (y se carga al inicio un archivo de datos con 108 estrellas, tal y como se hiciera en los Suikoden II y III, para garantizar una buena cantidad de encuentros con viejos amigos). El sistema de juego, novedoso nada más para la serie, está copiado casi paso por paso de otro estupendo juego de estrategia, Final Fantasy Tactics, pero eso no es necesariamente malo (como tampoco lo fue para Alundra, un título de SCEI y Worlking Designs para el Playstation que tal vez hayan conocido, y que tenía mucho que agradecerle a los Zelda de Nintendo); y con más razón puesto que Suikoden Tactics tiene muchas cualidades propias para aportar.

La historia comienza unos siete años antes del Suikoden IV, en un sombrío callejón de Razril, cuando dos niños pequeños, Snowe, el hijo del gobernador de la isla, y su hermano adoptivo Lazlo se encuentran con un grupo de viajeros del norte: Walter, un oficial exiliado del Imperio de la Luna Escarlata, su hijito Kyril, a su corta edad un maestro del guan dao (sable chino con lanza); dos discípulos, Andarc Bergman y Seneca, y Yohn, una misteriosa mujer muda con extremidades y cuernos de cabra. Walter ha estado investigando sobre los cañones rúnicos, el armamento favorito del Archipiélago de las Naciones; el por qué es un secreto incluso para quienes lo acompañan. Lo que queda claro es que el poder de esos cañones, que en el juego anterior usábamos con tanta libertad, tiene un precio altísimo en cuanto a vidas humanas y el mismo equilibrio de la tierra.

En su periplo, Walter se encuentra con numerosas conocidos del Suikoden IV que por fin tienen la oportunidad de contar su historia pasada, pero finalmente cae bajo el ataque de la espantosa fuerza que intentaba contener. Kyril, por su parte, sobrevive a un encuentro cercano con la infame Runa del Castigo, si bien con profundas heridas físicas y psicológicas, que intenta restañar cuando, unos dos años después del final de Suikoden IV, continúa la labor de su padre. A él, Andarc, Seneca y Yohn se unen más o menos la mitad de las estrellas del destino, y Kyril se da cuenta de que su camino a la redención se cruza con el de alguien mucho más vulnerable y lastimado que él: Corselia, la princesita del Imperio Koouluk (que en el pasado juego nos encargamos punto menos que de hacer polvo), hija única de un matrimonio destrozado.

El juego en sí es bastante lineal, pero permite un número limitado de exploraciones libres que culminan con el encuentro de algún personaje más, o la atadura de un cabo de argumento. De su antecesor Final Fantasy Tactics, se conservan entre otros detalles las peleas donde los personajes (en figuras adultas y realistas) se desplazan por una especie de mapa cuadriculado y ejecutan acciones y en su turno. El cambio está en que cada personaje posee una afinidad rúnica (con los elementos de fuego, relámpago, viento, tierra y agua) y tiene que moverse sobre terrenos cargados (por el uso de un hechizo o el paso de algún ser elemental) que podrían afectarlo o beneficiarlo. A mitad de los combates, nuestros personajes pueden detenerse a conversar entre ellos: de esa forma forjan o reafirman amistades, y aprenden a protegerse mutuamente, o a realizar tremendos ataques conjuntos. Las batallas se suceden una tras ottra, y no son nada fáciles; en los Suikoden siempre se ha conservado el detalle de que alguno de nuestros personajes podría perderse para siempre en combate, pero aquí la verdad es que exageraron; la tasa de mortalidad es tan alta que justifica las numerosas veces que uno se anime a reiniciar la consola. El número de enemigos resulta excesivo (prepárense a invertir un mínimo de cuarenta minutos por batalla), y si el objetivo fuera derrotar a uno solo, éste siempre nos dará la sorpresita de llamar refuerzos, así que para retos no queda. También cortesía de Final Tactics parece un sistema de empleos a los que podemos enviar a nuestros personajes para ganar dinero u objetos especiales, y el desplazamiento por un mapa conocido mediante caminos fijos.

Para la complicación, los jugadores contaban con algo de ayuda: aun si se perdía una batalla, era posible conservar los puntos de experiencia ganados en ella, y era posible rectificar y corregir cada movimiento antes de ejecutarlo.

Este sistema, con todo, no estaba exento de fallas: los personajes resultaban tan pequeños en los fondos tan detallados que resultaba sencillísimo perderse; no era posible girar la cámara y las dichosas afinidades rúnicas eran un dolor de cabeza en lo que uno conseguía acostumbrarse.

La experiencia con Suikoden Tactics vale la pena de todas formas; como juego de estrategia es bueno, aunque no excelente, y entre los fans cumplió su propósito de rescatar el argumento de Suikoden IV. Los actores que hicieron voces en inglés en este título repitieron papel, y lo hicieron con una mucho mejor dirección. Un dato curioso es que el juego en el continente americano venía en español, pero con una transferencia tan mal hecha (pantallas en blanco y controles faltantes) que resultaba imposible jugarlo así.

Recomendaciones: Para quienes se hayan quedado con ganas de otro Final Fantasy Tactics, es muy bueno; si fueron de las contadas personas que no odiaron el Suikoden IV, es de a fuerzas.

Abstenerse: Si no están dispuestos o no tienen la posibilidad de consumir en promedio dos horas de juego por sesión, SIN DETENERSE.

Sección multimedia

  • El intro de Suikoden Tactics. El tema de entrada, muy dulce y melancólico, le sienta de maravilla al tono del juego. El compositor es nuevamente Norikaz Miura.
  • Un video de promoción por parte de Konami (creo que es del Tokyo Game Show), obviamente dedicado a los fans de Suikoden IV.

5 comentarios:

Suldyn dijo...

Alas, for I didn't played this title! (¿si lo escribí bien?) Como no jugué el Suiko IV sabía que mi entendimiento de este juego se vería tan menguado que no valdría la pena jugarlo (por no decír el gasto, que aunque no era demasiado prefería irme a otro título que si aprovechara)

Fíjate que a mi me gustaron mucho los juegos tacticos en la época del PS One y de hecho hubo un título que a mi me gustó más que el Final Tactics y del cual hablaré después en mi blog.

Me encanta este especial de Suikoden!!!

Master Pei dijo...

Mmm... suena bien, muy bien... El hecho de que lo compares con el FFT dice mucho ciertamente. El intro es mejor que el del IV (cosa fácil de lograr :p), aunque sigue sin ser tan épico como en el II y III. En general se ve bien, lo malo es que sé que si lo juego, voy a querer jugar el IV otra vez, por ello de se relacionan. Bueno, todo depende de si lo encuentro o no, así que a ver.

I'm with Suldyn: qué gran especial!

Master Pei dijo...

Acabo de ver el segundo link de la sección media... ¡Sale Kika! ¡¡¡Sale Kika!!!

Aish, ahora sí que lo quiero jugar U_U

Luis Angel dijo...

Hola Aisling, ¿Donde te has metido? Ya se te extraña...

Mucho éxito maestra.

Atte. Chetes, un conocido de usted por interneis.

Aisling dijo...

Sul: Mi hermana jugó el Suiko Tactics sin haber pasado por el 4, y le gustó mucho; ahora, ella se clava más en los aspectos técnicos de un juego que en la historia. De todas formas se quedó picada y después comenzó el Suikoden IV. Gracias a que me tenía para explicarle cómo manejar los malditos barcos, no sufrió el ataque de odio instantáneo que le cayó a los fans por ello. Mmmmmm... el juego del que hablarás en tu blog... ¿no tiene de casualidad un ogro en el título...?

Pei:Bueno... de hecho Kika tiene un gran papel en Suikoden Tactics... se nos cuenta un poco de su historia y el por qué llegó a ser quien era, cómo se ganó el respeto y la fidelidad de sus compañeros piratas y la razón de que le tenga tanto resentimiento a la Runa del Castigo... creo que ella sería una razón de peso para que le dieras un vistazo al Rhapsodia...

Gracias, estoy muy feliz de que este especial les esté gustando.

Chet: Sorry por andar desaparecida... ya ves que para dificultades no para uno. Voy a procurar reportarme más seguido, y felicidades por tu nuevo blog.

Creative Commons License
La casa de Aisling by Laura Michel is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.5 México License.