domingo, octubre 26, 2008

¿Dónde estará...?

Image Hosted by ImageShack.us


Se trata, posiblemente, del cuadernito más feo que pudiera encontrarse en cualquier morral. Hecho en la India, conseguido a precio bajísimo en una tienda de descuento a mediados de este año, con manchas blancas y negras en la portada; de ésos que llaman "college ruled" porque se espera que su color y su encuadernación inspiren respeto. Lo conseguí para predicar con el ejemplo a mis estudiantes, sobre que siempre había qué tener un cuadernito barato y feo a mano para anotar (con letra fea también, porque no hay que preocuparse si alguien lo va a leer, y miles de líneas de corrección) cuanta idea viniera a la cabeza, porque uno nunca sabe si ésta volverá a pasar por ahí; también porque deseaba recuperar mi vieja costumbre de escribir a mano antes que a máquina, ésa que en tiempos de mi preparatoria me ayudaba a identificar y resolver problemas y errores.

Me viene a la memoria mi cuadernito feo, lleno de migajas de un pan relleno de chocolate que me comía con té chai mientras escribía mi reseña de Crisis Core. Cuando mis alumnos presentaban exámenes, algo que siempre me pone muy nerviosa, desquitaba las energías negativas con más notas; fue así como redacté dos que tres recetas de las que pongo aquí. Mi cuaderno recogió mis desesperaciones y mis alegrías momentáneas; y, en algunos momentos, incluso le hizo espacio a varios dibujitos del Capitán Quasar, de Hellnike, de la hermanita de Nemo-H y de él mismo. Cuando una de mis alumna necesitó una hoja en limpio, la arranqué sin remordimiento del centro de mi cuaderno, y bastó ese jalón para que la pasta se desprendiera; aun así lo seguí utilizando.

Mi cuaderno albergó también datos de contactos, direcciones, páginas web y teléfonos necesarios. De joven, solía utilizar los cuadernos hasta que se acababan; me sentía muy orgullosa de haberlo vuelto a hacer tras tanto tiempo, y marcar la entrada triunfal de mi cuadernito al cajón de manuscritos con los cursos impartidos por los diseñadores de TeenEx en Joya 2008, evento llevado a cabo en la Expo Guadalajara del 14 al 17 de octubre, por la Cámara de Joyería Jalisco; así pues, algunas veces pensando cómo le haría para estirar el día de ida y vuelta al trabajo, estuve en primera fila, rellenando las últimas páginas con apuntes de las técnicas de armado que fui a aprender.

Pues resulta que, al final de esa cansadísima semana, mi cuaderno se esfumó de pronto. Por más que me devano los sesos, no logro recordar dónde o si lo vi el fin de semana anterior, cuando sólo pensaba en dormir. Temo haberlo olvidado en la Expo; de ser así, es casi seguro que no volveré a verlo. Ojalá se encuentre en algún sitio de esta desordenada casa de ustedes.

Mi cuaderno se llevó una receta de cocina y varios artículos para mi blog que no había pasado en limpio aún; el inicio de un cuento, las calificaciones de mis alumnos en el mes pasado y, lo peor, los lineamientos y los esbozos de un programa que estoy elaborando para una universidad. Está perdido, y me siento perdida sin él. Por lo general soy cuidadosa, y nunca creí que volvería a pasar por la misma mortificante experiencia (es como si le rasparan a uno la garganta con una lija y le echaran después ahí jugo de limón) que tuve cuando, hace más de diez años, se borró el disco duro de mi computadora: el haber escrito tantas cosas que nadie leerá jamás.

9 comentarios:

Petrus Angelorum dijo...

Pues es feo perder los apuntes... algunas vez V. me dijo que rezara a San Pafnucio, dice que funciona (además el santo no tiene mucho trabajo). Vid.: http://es.catholic.net/santoral/articulo.php?id=467
http://elefren.blogspot.com/2005/07/el-mismisimo-san-pafnuncio.html

Suerte.

Yo ando por las mismas, yo hice un escrito por encargo y no he sido capaz de encontrar las notas que suponen el 80% del trabajo, he tenido que pedri dos prorrogas, y el escrito nomás no aparece, así que a seguir buscando: me niego a imaginar el cuento de nuevo.

Kitsune dijo...

Es horrible cuando pasa eso; ojalá lo encuentres

Master Pei dijo...

Ánimo, Aisling! Igual todavía logras encontrarlo. Sería una pena si no... tal vez algún duendecillo travieso te lo haya escondido. Si es así, podría ser que lo encontraras cuando menos lo estés buscando. Ya nos lo contarás...

THOR dijo...

¡Zas! ya hora ¿quién podrá ayudarte? Ojalá que recuerdes algunos de los apuntes, pero igual y te apsa como a mí, que por creer que están en un cuaderno "que siempre tendrás a la mano" pues se van perdiendo lo datos en la memoria y cuando sucede estas cosas y uno quiere recuperar lo datos... pues nada.

Suerte

vicm3 dijo...

Bueno, esperemos que este en el lugar menos esperado en la sala... en todo caso, imagino que por la premura ya tuviste que recuperar de memoria o realizar algunas de las cosas que estaban ahi escritas. Aunque suena a lugar comun podrias intentar recordar cuando fue la ultima vez que lo viste, o usaste, para tratar de recordar donde quedo.

A mi me sucede con frecuencia, en la escuela he dejado mas de una vez mi libreta de campo, como es relativamente pequeño aqui me la han regresado un par de veces.

Esperemos lo mejor, sin embargo hacer un punteo de lo que estaba allí podria servir por si las dudas a reconstruir lo necesario.

Un gran saludo.

Chendo dijo...

Lo lamento puesto que una pérdida es difícil de tratar y más aún porque desde mi punto de vista nos perdimos de algo que pudieses habernos transmitido de la misma rica manera en como lo haces para diferentes casos, pero créeme no eres la única, te comentaré que en mi caso he perdido libretas desde la primaria y aún en estudios superiores las seguia perdiendo, para reducir el grado de afectación empecé a idear una manera para transportar sólo algunas hojas y tener mis apuntes en casa, así que desde la preparatoria hice unas carpetas a partir de folder forradas con fotografías de músicos, cantantes, pseudocantantes y grupos de los ochentas que cubría con hule para forrar (por cierto aún las tengo ... y ya duraron) y dentro llevaba mis hojitas muy a gusto. Sin embargo, seguí usando libretas en los últimos estudios y perdí dos que en realidad duelen, una conteniendo la parte fundamental del inicio del estudio del árbol genealógico de mis hijos y otra conteniendo estudios de sistemas multivariable multientrada ... hélas!, c'est la vie!

Aisling dijo...

Pere: Sigo rezando... y espero que encuentrestus notas perdidas. Hasta eso que no perdí tanto (hablando en porcentajes) pero la sensación de vacío es tremenda. Gracias.

Kit: *abrazo* Gracias :>

Pei: Se supone que no hay duendes en mi casa desde mediados de los noventa... Pero bueno. Ya les contaré. Gracias por los ánimos. :>

Thor: Ya ves que el disco duro de la mente no es ilimitado y lo gacho del asunto es mi costumbre de vaciarlo constantemente... no recuerdo qué leyenda decía que la escritura era una maldición porque hacía que los hombres no ejercitaran su memoria. Gracias también.

Vic: Hasta donde recuerdo de esa movida y revuelta semana, la única vez que conscientemente tuve a mano mi cuadernito estaba totalmente encandilada por el collar de jade y cristal que acabábamos de hacer. No dejé de tomarle fotografías, tantas ganas que tenía de fabricar uno para mí. Según yo, mi cuaderno fue a dar inmediatamente después a mi mochila, su hogar. Ay, si lo dejé fuera en algún momento, cuando salí de la Expo... ¡si alguien lo tuviera! He estado haciendo el punteo (bueno, nomás del programa que todavía tengo que entregar). Me da una flojera inmensa volver a reseñar Amanecer en el Zócalo. La receta que tenía... pues cuestión de volverla a preparar. Por lo que sí derramo lágrimas porque nomás no me acuerdo cómo iba es por mis quince razones por las que conviene más ser ñoño que ser intelectual... ésas, compiladas por varios días, se niegan a regresar... Un saludo también.

Chendo: Lamento que hayas pasado por lo mismo que yo. También fui un tiempo de carpetas (de arillos principalmente, para que nada se perdiera) pero mi razón de volverme al cuadernito feo era precisamente para escribir todo lo que viniera a la mente sin remordimientos y sin cuidar la letra. Lo peor es que nunca antes perdí una libreta... pero en una ocasión fue un disco duro; se siente igual. Te agradezco mucho por tu aprecio por material que no llegaste a ver... y que tal vez no merecía tus amables palabras (pero, bueno, me hace sentir mucho mejor, y por ello te envío abrazos y besos).

Estoy estrenando cuaderno feo... la transición va a ser más difícil de lo que hubiera imaginado.

Anónimo dijo...

NOS DA GUSTO QUE SIGAS ACTUALIZANDOTE CON TODAS LAS TENDENCIA MUNDIALES Y DE MEXICO QUE TEENEX TRAE PARA USTEDES , Y GRACIAS POR ESTAR CON NOSOTROS EN TODAS LAS EDICIONES DE EXPOJOYA, LAMENTO LA PERDIDA DE TU BLOCK DE NOTAS , PERO NO DUDES EN LLAMARNOS SABES Q CUENTA CON NOSOTROS PARA CUALQUIER DUDA QUE TENGAS, TE ESPERAMOS EN NUESTRAS PROXIMAS PASARELAS NO FALTES, MIL FELICIDADES POR TU PERCEVERANCIA Y EXITO,

KARLO PADRON
DISENADOR DE JOYERIA
TEENEX
36179617
karlo padron hotmail.com

Aisling dijo...

¡Karlo! ¡Pero qué sorpresa más agradable! ¿Cómo fuiste a encontrar mi blog?

Te agradezco muchísimo tu ofrecimiento de ayuda y ten por seguro que lo tomaré en cuenta. Ya tengo bien resguardadas las fechas de cursos en la plaza, para darme una vuelta nomás lo permita el trabajo.

¡Y por supuesto que jamás me perderé un taller de Teenex en la Expo!

Un abrazo.

Creative Commons License
La casa de Aisling by Laura Michel is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.5 México License.