miércoles, octubre 07, 2009

La rosa del desierto

Image Hosted by ImageShack.us

Adolorida y renuente como sigo a hablar sobre animales, no quisiera dejar de avisarles que mañana jueves a las nueve de la noche (hora del centro de México) se estrena por Animal Planet la película El reino del suricato: el comienzo. Si son fans de la serie del mismo nombre, seguro les parecerá interesante.

Esta cinta se había anunciado antes con otro nombre que me gustaba más: Meerkat Manor: Queen of the Kalahari, y se suponía que iba para pantalla grande. Bueno, hubiera sido mucho la verdad. Pero aunque he visto trozos de la versión en inglés, espero con muchas ganas verla en español.

El reino del suricato (que ya comentamos un par de veces) sigue la historia de una familia de estos mamíferos, gobernada por una extraordinaria matriarca, Flor. Durante cinco largos años (una eternidad para vivir en un entorno extremo), Flor dirigió a su grupo con prudencia, inteligencia y a veces crueldad (Margaret Tatcher le quedaba corta) a través de sequías y abundancia, enfrentamientos con serpientes, águilas y bandas rivales, y, en fin, toda clase de bellezas y peligro que conforma el desierto del Kalahari. Finalmente, tuvo una muerte heroica (al enfrentarse sola a una cobra que quería comerse a sus cachorritos), pero su odisea quedó marcada con fuego en el corazón de muchas personas.

Esta película narra la historia de Flor antes de que se convirtiera en la líder de su grupo (y reina del Kalahari, por supuesto). Como la serie se produjo con metraje de un estudio hecho por la universidad de Cambridge en el transcurso de más de diez años, uno podría imaginar que contaban con material más que suficiente para hacer un largometraje. Lo malo es que, si bien en él se cuenta la historia auténtica de Flor como estuvo registrada por los investigadores (y publicada ya), los fans probablemente se sientan decepcionados al saber que la totalidad de escenas se filmaron con “actores” suricatos especialmente para la película, y no hay metraje que no se haya visto en la serie.

Pero bueno, de cualquier forma, espero que sea de su interés. Yo espero que la versión en español mejore un poco la narración de la original, que contó con Whoopi Goldberg, una fan declarada de la serie que la verdad no le puso mucha pasión a este trabajo.

En el corto de la película, sin embargo, se muestran auténticas imágenes de Flor y su familia, y al menos la historia promete ser apasionante.

Si no tienen tiempo de verla mañana a las nueve, la van a repetir al las doce de la noche, y el viernes a las cuatro de la mañana (qué pesadilla) y a las tres de la tarde. Tal vez lo hagan como preludio al estreno de la cuarta temporada (y última... al parecer sí se canceló la serie) que ya lleva un tiempo de retraso en Latinoamérica.

5 comentarios:

Kitsune dijo...

Lloré muchísimo con la muerte de Flor. Recuerdo que la señora que nos ayuda en casa entró por algo y me vio llorar, después volteó a la tele y puso una cara de extrañeza al ver que la causa de mi llanto era unos animalillos, seguramente confirmó lo que siempre ha pensado de mí: que soy rara...
U_U

¡Tengo que ver la película! Muchas gracias por el dato.
:)

Petrus Angelorum dijo...

¡Qué bueno que soy un pequeñoburgues y tengo el servicio de televisión de paga!

Fëaluin dijo...

Creo que me llega menos que a Aisling y Kitsune porque no la seguí en orden (No tenía Animal Planet hasta hace como un año), pero sin duda conmueve a cualquier alma mínimamente sensible.

Mucho mejor que los bodrios que producen las televisoras nacionales de TV abierta en cadena nacional...

Suldyn dijo...

Soy fan de la serie, aunque no haya podido seguirla frecuentemente. Ojalá la pueda ver en alguna ocasión.

Vivan los suricatos!!!

Dark Soulless dijo...

Dios, durante un tiempo la ví, pero como me fuí le perdí ritmo durante mucho tiempo.

Me gustaría poder volver a verla, era muy entretenida.

Muchos saludos!

Creative Commons License
La casa de Aisling by Laura Michel is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.5 México License.