martes, diciembre 18, 2007

Reseña de videojuego: The Legend of Zelda: Phantom Hourglass


The Legend of Zelda: Phantom Hourglass

Productor: Nintendo
Consola: Nintendo DS


Lo bueno: El sorprendente uso que le da a las múltiples capacidades del DS.

Lo malo: ¡Demasiado corto!

Calificación: ****

The Legend of Zelda fue, confieso, una de las razones que me empujó a unirme a la petición grupal de un NES (Nintendo) como regalo familiar, hace ya muchos años. La idea de un héroe con espada me resultaba emocionante, sobre todo por los libros que leía por entonces, pero a partir de ello quedé fascinada con el juego en sí; con el hecho de que para avanzar en él se necesitaba resolver acertijos, con el simpático protagonista y con la musiquita pegajosa, que me daba por tararear delante de de desconocidos.

Seguí las aventuras de Zelda y Link por el NES y después por el SuperNES; prometí volver en el GameBoy en cuanto consiguiera uno (eso no ocurrió sino hasta la llegada del Advance) y hasta ahí quedó.Cuando vinieron las primeras guerras de consolas, dejé a Nintendo por Sony, por seguir la senda de Final Fantasy, mi otro consentido.

Diez años más tarde, el remake de otro Final Fantasy (el III) me devolvió a Nintendo; para ser exactos, a la versión mejorada de su más reciente consola portátil, el Nintendo DS Lite. Era cuestión de tiempo antes de que me reencontrara con Zelda y Link en Legend of Zelda: Phantom Hourglass.

Phantom Hourglass es la secuela directa de Legend of Zelda: The Wind Waker, que saliera para GameCube en el 2003 (todavía mis tiempos de no-Nintendo). Pero eso no representa ningún problema, porque se puede disfrutar por igual sin haber jugado el anterior (lo digo por experiencia).

Al principio del juego, nos cuentan en dos patadas el argumento de Wind Waker, que termina con Link, nuestro héroe, recorriendo los mares en busca de aventuras con la capitana de los piratas, Tetra (que no es sino la Zelda del título). En una de ésas, se encuentran un barco abandonado, y lo abordan pensando que hay un tesoro. Pero, sorpresa, el navío no es sino el temible Barco Fantasma que ha estado aterrorizando esas aguas desde hace mucho tiempo. El barco parece cobrar vida,Tetra desaparece y Link cae al mar. Poco después se encuentra en una isla desconocida con una hadita llamada Ciela y su abuelo, el anciano Oshus. Con su ayuda y la del capitán Linebeck, una especie de Jack Sparrow simpatiquísimo, Link surca de nuevo los mares en busca primero del Barco Fantasma y después de una forma de derrotar al maligno espíritu que tiene a Tetra bajo su poder.

Como Link, el jugador podrá manejar el barco de Linebeck y explorar diferentes áreas del océano, pelear con enemigos, rescatar tesoros hundidos y hasta pescar. En tierra, hay pueblos que visitar, y una buena cantidad de calabozos, templos y laberintos donde abrirse paso. A medida que avanzamos, podremos obtener diferentes artefactos que facilitarán nuestro camino, siempre y cuando los usemos en el momento adecuado (el juego se mueve principalmente por puro ingenio).

Ahora, todo esto es algo a lo que un fan de la serie de Zelda ya está más que acostumbrado. Lo que hace tan diferente y fenomenal a Phantom Hourglass es el uso que le da al versátil Nintendo DS; el stylus no sólo nos sirve para mover a Link y manejar su espada, sino para trazar la ruta de su boomerang, apuntar con su arco y flechas, y ... escribir. En efecto, en cada mapa que nos encontramos se puede tomar notas (trazar una ruta, señalar la posición de una trampa o la localización de un tesoro); es mucho muy difícil, casi imposible, de hecho, atravesar algunos de los calabozos sin hacerlo.

Igualmente, con el stylus firmaremos de recibido cuando el correo nos entregue un paquete y dibujaremos símbolos mágicos para transportarnos por todo el mundo o para abrir puertas selladas.
El micrófono tampoco se desperdicia: de vez en cuando uno tiene que gritar para que un personaje que está lejos le haga caso o asustar a algún enemigo y soplar para quitar el polvo de mapas y otros objetos. Con todo esto, el juego jamás aburre, y a ratos se vuelve tan adictivo como en los viejos tiempos de Zelda (los míos, pues).

Las gráficas, caricaturizadas y todo, le quedan perfectamente al juego y a su sentido del humor (espérense varias carcajadas a lo largo de la historia), y la música es tan encantadora como de costumbre. Y como si eso fuera poco, el juego está en español... y la traducción es lo suficientemente buena como para conservar las risas y la diversión.

¿Lo único malo del Phantom? Ay, que esté tan corto. Uno está todavía en medio de la emoción, y de pronto... ¿ya fue todo? Bueno, siempre está la posibilidad de prolongarlo mediante los muchos minijuegos y las interesantes opciones en línea. Con el WiFi, uno puede enfrentarse en duelos con amigos o desconocidos (algo que la verdad no me gusta) o enviarles regalos (los tesoros que nos encontremos, y que en diferentes consolas tienen diferente valor).
Este juego sin duda es una opción perfecta para las vacaciones navideñas... lástima que yo me lo acabé antes.

Recomendaciones: Perfecto para seguidores de Zelda y recién llegados por igual.

Abstenerse: La verdad, sólo si no tienen un Nintendo DS (y en ese caso, si son fans, échenle un ojo a la edición especial conmemorativa, en Amazon).

9 comentarios:

MacPaco dijo...

Wow, suena muy interesante, lástima que la doble pantalla del DS me marea tanto =S

No sabía que fueras fan de Zelda por cierto!!

Aisling dijo...

Je, je, je... sip, soy fan de Zelda (pero fan descarriada, porque no fui capaz de seguir la serie al Nintendo 64 ni al GameCube)...

Ehhhhh... por el contrario, me iría tras el Playstation 3 si el Suikoden VI sale para este sistema.

De todas formas, te recomiendo este juego... el uso de la doble pantalla es muy cómodo y no tiene nada de confuso. Yo soy mala para adaptarme a las consolas nuevas, y con esta no tuve nada de dificultad.

MacPaco dijo...

Me han recomendado mucho y he intentado jugar con un Nintendo DS, pero invariablemente me marea, no sé por qué =S

Zelda 64 es el mejor videojuego que he jugado en toda mi vida!! Super recomendable. Wind Waker no lo jugué porque los graficos me parecieron una aberración para la serie de Zelda, aunque me han dicho que no me deje llevar por su apariencia, porque sí es muy bueno. Ahora, Twilight Princess en Wii... NO NO NO, es otra cosa!!!

Suldyn dijo...

Adoré con toda mi alma al Ocarina of Time y por lo mismo el Wind Waker se me hizo que le faltó algo. Es muy bueno pero creo que lo juzgué muy estrictamente. A Twilight le traigo muchas ganas aunque creo que lo jugaré en su versión de Cubo.

Con respecto a este Phantom Hourglass, la verdad cuando leí la reseña de Omnichela me dieron muchas ganas de jugarlo y ahora que también tu das buenas críticas. . . ¡Rayos, ese DS me está haciendo ojitos!

Petrus Angelorum dijo...

¡Feliz Navidad!

Master Pei dijo...

Saludos, Laura!!! Qué gusto leerte; it's been a long time, uh? Bueno, pues qué puedo decir, todo lo que he leído sobre TPH es bueno, pero ahora, después de tu reseña, sí que me lo pienso comprar... Lo malo es que a qué hora juego :( Quiero días de 36 horas!!!

Aisling dijo...

¡Cielos! Master Pei... ¿el master Pei que conozco...? ¡Guau, qué felicidad oírte dar señales de vida! Fíjate que poco antes de terminar el año me acordé de ti, al poner mi nueva agenda al corriente y anotar tu cumpleaños el 28 de julio (espero no haber equivocado la fecha). ¿Cómo has estado? ¿Todo bien por allá? Pronto nos veremos en tu blog...

Verás, el Phantom Hourglass, por su naturaleza portátil y todo, la verdad es que lo estuve jugando a ratitos... nomás porque uno se pica mucho y da desesperación, pero se puede terminar muy bien en días de 24 horas (ratitos, pues, ratitos). Y sin sacrificar demasiado de la diversión, ¡así que anímate! El juego éste alegra el corazón y hace reír mucho.

Master Pei dijo...

El mismo que viste y calza. Y el sorprendido soy yo... ¿cómo es que tienes mi cumpleaños? Wow, no suele ser algo que me gusta que se sepa (porque no me gusta que me feliciten, no por temor a hacerme viejo, que la edad no me importa).

Gracias por visitar mi blog y por las recomendaciones (I need more time to play and read and everything!!!) Da gusto reencontrar a buenos amigos como tú =D

izcoatl dijo...

Mi comentario lo emito algo tarde, tiene mucho que pasé el juego y la verdad concuerdo contigo, está de lujo. Dejé el Wind waker a medio camino, a decir verdad no recuerdo por qué pues realmente está bueno; quizá no llegue a las alturas de Ocarina of Time pero Twilight Princess está también muy recomendable, lo jugué en su versión de gamecube. Gracias por añadirme a tu blogroll. Saludos.

Creative Commons License
La casa de Aisling by Laura Michel is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.5 México License.