viernes, septiembre 17, 2010

Volver


Fragmento de una ilustración de Kahama


No es la primera vez que me ausento de mi blog, pero siento que han transcurrido años desde la última vez que vine. En el abandono en el que he dejado la casa no hay precedentes, o al menos así parece. He estado poniendo algunas entradas aisladas, pero casi ninguna tiene relación con la otra y más bien parecieran un intento de dar señales de vida. Si me pongo a mirar a mi alrededor (a mi casa real, a mí misma en el espejo) me sorprendo al darme cuenta, como por primera vez, que el blog no es lo único que he estado descuidando.

Jamás me lo comentaron, pero creo que así se debe de sentir cuando la vida de uno da un giro. La de una servidora ha estado en un remolino loco durante por lo menos el último mes. Un tornado, que fue en lo que acabó convirtiéndose un vientecillo imperceptible (que empezara tal vez cinco años atrás), y cuyos efectos no pude apreciar sino hasta que lo contemplé vía satélite. Es como si alguna especie de tinta mágica revelara aquí y allá montones de ruinas y escombros invisibles con los que antes me tropezara y estrellara sin saber qué rayos estaba ocurriendo.

Y bien, piensa una servidora, ¿qué hacer ahora? No hay mucho entre las ruinas que se pueda recoger y salvar, aunque siempre queda la posibilidad de hallar alguna pared en pie. De un día para otro, la profesión de albañil resulta abrumadora. ¿Entonces? Bien, uno puede aislarse por varios días a rumiar las penas, pero después, qué remedio, hay que levantarse.

El tornado ya es viejo. Las ruinas siguen ahí, pero una servidora ha comenzado a darles guerra, escoba en mano. No es fácil recoger todo este desbarajuste, pero hay por lo menos algo que no me cansa repetirme: ya se me había olvidado a qué sabe la tranquilidad. Y su sabor es tan increíblemente agradable y adictivo que no entiendo cómo pude estar tanto tiempo sin él.

Perdón por hablar tanto en acertijos; ya, más adelante, podrán enterarse de a qué me refiero. Esta entrada es sólo para, como ya lo he hecho otras veces, anunciar que seguimos aquí, y que tenemos todo el propósito de volver a ser lo que éramos. Las entradas puntuales, tres por semana; reseñas, ocurrencias, alguna que otra traducción, por supuesto recetas (de cocina y de otras cosas). En los planes vienen un platillo original (bueno, casi), algunos útiles consejos para traductores y una sentida historia sobre por qué mi acción más valiente del verano fue repetir un videojuego al que no me había atrevido a enfrentar una segunda vez. No voy a dejar pasar este año sin una nueva semana del sushi. Y aunque la fecha para celebrar al Batallón de San Patricio (12 de septiembre) se me haya pasado de largo, espero poder dedicarle algunas palabras a otro hecho reciente (y muy, muy lamentable, por cierto): el fallecimiento del director Satoshi Kon. Estoy escribiendo (lo que no me ocurría en años) un relato de ficción; si lo llego a terminar, será todo un triunfo. Intento poner orden en mis doscientos pares de zapatos y desechar todo lo que de verdad no sirve. Seguirán los libros y revistas. Voy a arreglar un poco esta casa de ustedes también: revisaré los links para quitar los que ya no lleven a ningún lado y añadiré nuevos sitios interesantes. Les agradecería también que me avisaran si algunas de las ilustraciones de las entradas no están apareciendo.

Gracias por toda la paciencia, y por seguirme siguiendo (la repetición fue a propósito). Nos vemos de nuevo en unos pocos días.

7 comentarios:

Kitsune dijo...

Me da gusto leerte con más ánimo, sabes que estoy muy al pendiente de tu casa aunque a veces me quedo dormida bajo un sillón (o pelo de gato :P) y no doy muchas señales.

Tu blog siempre es agradable de leer, pero entre entradas, seguimos en el twitter.
:)

Doctor Friki dijo...

Aisling , échale ganas no se qué paso en tu vida pero recuerda como dijo Heráclito “Nada es permanente a excepción del cambio”, yo por mi parte estaré muy contento de que escribas más seguido en tu Blog que siempre me ha parecido; profundo, interesante e ilustrativo.

Dark Soulless dijo...

Yo soy tu fan, no podría dejar de seguirte :)
Todos tenemos momentos difíciles Aisling, no seríamos tus amigos si te abandonáramos en las horas que nos necesitas :)
Un abrazo con mucho afecto, esperando algún día, ser tan bueno como tu para escribir, traducir o siquiera jugar videojuegos :) te admiro bastante
Adiu!

Chiisa Yanagi dijo...

Querida Aisling!!! =D
Me alegra verte!!! A mí me gusta leerte!!! Así que te animo con lo que estás escribiendo!!! Me encantaría leerlo =DDD Te veo escribir en tu blog y me gusta mucho la forma de expresarte que tienes. :3
(yo tambien escribo historias, pero no las veo de buen nivel o mas bien, sencillitas (?) xDD)

Cuidate mucho hermosa =D
Besos y abrazos!!

izcoatl dijo...

Mucho temía que terminaras tirando la toalla en esto de escribir en el blog, felizmente esto no será así, gracias Aisling, siempre será interesante leerte.

A propósito de fechas patrias y el Batallón de San Patricio, hubiera sido muy significativo que una delegación irlandesa participara en el desfile militar del "Bicentenario", en cambio, asistieron algunas delegaciones militares que ni al caso.

Saludos!

SNAKE dijo...

Todo este cambio esta siendo a favor. Se te vienen muchas cosas buenas y vas a ver que todo estara mucho mejor :).

Aisling dijo...

Muchísimas gracias a todos por sus comentarios, y, sobre todo, por apoyerme como siempre.

Kit: Yo he estado bastante alejada de la atmósfera blogger, pero siempre intento detenerme un momentillo bajo las estrellas inmóviles de la hundida R'lyeh. Feliz de hallarte también en el twitter. Tu sola presencia me hace sentir muy feliz. :>

Ay, Dr. Friki, ¡muchísimas gracias! Vamos a seguir. Espero que sigas también.

Señores de por aquí, a visitar el blog del Dr. Friki. Prometido que no se van a espantar lo que ahí hallarán. Bueno, no mucho. ;>

Dark: Eres extraordinariamente lindo. Así que no te conviene ser como yo, créeme. Pero el abrazo con gusto te lo reenvío y correspondo. Uno de estos días te pasaré uno en la realidad. Gracias por todo. :>


Chiisa: Ya sé que contigo cuento siempre, y me parece increíble. En todo este rato de ausencia me ha animado sobremanera leer todo lo que escribes (el artículo sobre los... los... ¿cómo se llaman los chicos de Japón que se aíslan?) me pareció interesantísimo. Siempre es un gusto tenerte por aquí. Y sigue escribiendo, por favor. :>

¡Iz! ¡Qué bueno verte! Con todo y que no tiene perdón mi ausencia de tu blog. Voy para allá en un momento. No, no pensaba tirar la toalla, aunque ganas no me faltaban. Gracias, gracias a ti.

Precisamente estuve preguntando en el Twitter si en lo del Bicentenario había desfilado alguna delegación irlandesa, ya sea con los internacionales o como parte de los ejércitos históricos de México. De veras que una pena que no fuera así. A Irlanda y a México todavía les falta darse cuenta de que son países hermanos.

Snake: Muchas gracias por tus palabras, y sobre todo porque vienen en un momento donde tú también necesitas mucho ánimo. Repito lo que me dices; han venido malas rachas, pero esperemos que todo eso cambie. Un abrazo.

Creative Commons License
La casa de Aisling by Laura Michel is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.5 México License.